Casi un centenar de taxis colapsa la ciudad en protesta por las licencias de Uber y Cabify

|

Los taxistas volvieron a manifestarse ayer por las calles de la ciudad, formando una caravana de casi cien vehículos que la recorrió de punta a punta, desde el Millennium a la Delegación del Gobierno, donde entregaron un comunicado. De la una y cuarto de la tarde hasta las dos, los taxistas provocaron un embotellamiento en el principal acceso a la ciudad, con las colas de vehículos de Alfonso Molina llegando al cruce con la ronda de Outeiro. Es la segunda vez que A Coruña recoge una protesta de taxistas en lo que va de año, tras la de junio, en la que participaron solo 32 taxis. Y ambas por el mismo motivo: las licencias de VTC (Vehículo de Turismo con Chófer) que utilizan plataformas como Uber y Cabify para conseguir pasajeros y que consideran competencia desleal.
La diferencia es que en esta ocasión a la protesta también se se sumaron las dos asociaciones mayoritarias, Teletaxi y Radiotaxi (a la que unió Élitetaxi), aunque reconocen que, por el momento, no hay constancia oficial de VTC trabajando en A Coruña, pero temen lo que ocurra cuando se desbloqueen las 200 licencias a nivel autonómico que están en el juzgado ahora y que serán las primeras que se otorguen desde 2013. Sin embargo, Leopoldo Villa, de Radiotaxi, considera que la situación puede empeorar: “Pueden venir de Madrid, donde se están dando muchas licencias, o de Barcelona. El 20% del trabajo lo pueden hacer en otra comunidad ¿Y quién controla eso?”.
 

Servicios ocasionales
Por el momento, asegura Villa, de lo que tienen constancia es de servicios ocasionales de Cabify que realiza entre el aeropuerto de Alvedro y el de Lavacolla. Pero esta falta de control es la que preocupa al sector, a pesar de las promesas de la Xunta. La conselleira de Infraestruturas e Vivenda, Ethel Vázquez, ha prometido atender a sus reivindicaciones: que incluyen una licencia de VTC por cada 30 taxis (como ocurre en A Coruña), que estas empresas deban tener una oficina de atención al público, una base en la que tendrán que permanecer hasta concertar un servicio y disponer de un justificante de trabajo que deben llevar de forma visible a bordo del vehículo.
Además, los conductores tendrán que estar dados de alta en la Seguridad Social y ser contratados a tiempo completo. “Todavía no sabemos cuándo se van a poner en marcha estas medidas –admitió el presidente de Teletaxi, Manuel Sánchez Quindimil– pero nos han dicho que va a ser pronto”. Sin embargo, también se espera que sea pronto cuando las licencias de VTC se entreguen. “En Madrid ya lo han hecho, y estamos aquí en solidaridad con los compañeros a nivel nacional”, recordó Quindimil.
Estas y otras demandas fueron remitidas ayer por escrito ante la Delegación del Gobierno por los representantes del sector, que sigue en pie de guerra a la espera de que las promesas formuladas por la Xunta se concreten en medidas reales.

Casi un centenar de taxis colapsa la ciudad en protesta por las licencias de Uber y Cabify