Cambre derribará un edificio en Os Campóns paralizado desde 1998 por incumplir la normativa

|

El Gobierno de Cambre ha ordenado la demolición inmediata de un edificio de tres plantas en Os Campóns (Sigrás) que se levantó en el año 1995 y se paralizó en 1998 al incumplir la normativa urbanística.
Según el Ayuntamiento, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia desestimó un recurso del promotor en el 98 contra la resolución de 1995, donde se instaba no sólo a paralizar la mencionada construcción, sino a tramitar el pertinente expediente de derribo.
El Ejecutivo de Óscar García Patiño, tras constatar que estas  obras se encuentran paradas y sin que el interesado hubiese iniciado el expediente de demolición, solicitó informe al arquitecto municipal, quien informó este año de que la construcción no es “legalizable”, pues incumple la normativa subsidiaria que rige el planeamiento del municipio.

Límite de alturas
La edificación, sostiene el técnico local, incumple la tipología de vivienda y la altura máxima permitida, por lo que se resuelve ordenar la demolición de la estructura al no poder legalizarla. En este caso, apuntan, las normas para suelo urbano de núcleo rural establecen que la máxima altura es de bajo más una planta.
El concejal de Urbanismo, Juan Leirós, firmó una resolución la semana pasada con un mes de plazo para que los interesados presenten el proyecto de derribo y otro mes más para ejecutarlo. Desde el Consistorio cambrés afirman que, de no tomar estas medidas el promotor, “será sancionado mensualmente con multas reiterables que podrían suponer entre 1.000 y 10.000 euros cada mes que no se acate la resolución”.
De ocurrir esto, la actuación se hará de forma subsidiaria, procediendo el Ayuntamiento a la demolición del inmueble y pasando los costes de los trabajos al propietario. Con esta operación, el Gobierno local continúa actuando con los expedientes de disciplina urbanística que estaban “olvidados por mandatos anteriores”. l

Cambre derribará un edificio en Os Campóns paralizado desde 1998 por incumplir la normativa