La acampada del Obelisco se convierte en una feria de arte para sortear la prohibición

|

El Ideal Gallego-2011-05-21-006-0f4307bc

  nagore menayo  > a coruña

  Después de que la Junta Electoral Central prohibiera las concentraciones de Democracia Real Ya, los acampados en A Coruña han decidido otorgar un nuevo carácter a su manifestación. Desde la pasada medianoche, los actos que se llevan a cabo en el Obelisco son de tipo “lúdico festivo”.  
Así lo decidieron los allí reunidos durante la asamblea general celebrada ayer a las 20.00 horas, a la que llegaron a asistir más de dos mil personas. De este modo, se esquiva el cariz político que se le estaba otorgando a las concentraciones, motivo por el cual se prohibió su realización durante hoy y mañana.
“A partir de ahora cambia el tipo de actividades que vamos a llevar a cabo”, puntualizaba Raúl Mella, integrante de la asamblea. “Hasta ahora éramos políticos, sin ideología concreta, pero con cierto sentido político, –continúa– pero ahora vamos a cambiar por completo el carácter de la concentración”.

Manifestación artística > Las reuniones han quedado prohibidas porque no se debe influir en la intención de voto desde la jornada de reflexión, previa al día de las elecciones. Sin embargo, desde la organización matizan que “no se pedirá el voto para ningún partido político”, por lo que la reunión no puede tildarse de ilegal.
“Creemos que la mejor forma de expresarnos es la artística, así que convocamos a la gente a que venga a reunirse aquí para realizar ese tipo de actividades”, apuntan. Se prevé que a partir de las 10.00 horas comiencen a llegar los manifestantes, que podrían volver a superar los dos mil registrados anoche.
Durante la madrugada tuvo lugar la primera manifestación artística, que se llevó a cabo de forma simultánea en todas las concentraciones. Los acampados cubrieron sus bocas con cinta adhesiva y al llegar las 00:05 horas las despegaron emitiendo un gran grito al aire.


 

La acampada del Obelisco se convierte en una feria de arte para sortear la prohibición