Domingo de resurrección coruñés

|

Qué mejor que un partido “vermut” como aperitivo al clásico del fútbol gallego del próximo domingo 15 a partir de las 12 del mediodía en Balaídos.

Sin perder la concentración ante la inminente llegada del duelo de máxima rivalidad, también en horario matinal por primera vez este año en casa, el Deportivo de La Coruña tiene la misión de volver a sumar de tres en tres hoy ante el Real Murcia.

El inesperado tropiezo del pasado fin de semana en Montilivi (séptima derrota del año), ante el vicecolista, convierte los tres puntos de esta contienda en más necesarios que nunca para afianzarse en el liderato; no en vano, vencer equivaldría a salir como líder del coliseo celeste.

José Luis Oltra ha aislado a sus pupilos del choque de Vigo a lo largo de toda la semana, con el objetivo de optimizar la concentración frente a los ‘pimentoneros’.

Las estadísticas de la presente temporada se muestran favorables a los intereses blanquiazules, habida cuenta de que nunca han encadenado dos derrotas en el torneo de la regularidad. En cambio sí cedieron un partido perdido y otro empatado en las jornadas 9 y 10, frente a Alcoyano y Nàstic.

En cualquier caso, los blanquiazules han logrado acumular una serie de resultados encomiable de 39 puntos de los últimos 45 en disputa.

Para el envite de esta mañana en Riazor, José Luis Oltra tendrá que reconfigurar su sistema operativo en la retaguardia ya que en Girona, además del encuentro, perdió por sanción a dos elementos importantísimos en su engranaje defensivo, Diego Colotto y Claudio Morel.

De este modo, los zagueros canarios Aythami y Ayoze saltarán a la palestra para apuntalar un equipo que en su fortaleza de Riazor tan sólo ha dejado huir cinco puntos de un total de 45 en juego.

Siempre con Dani Aranzubia bajo palos, el entramado defensivo estará compuesto por Laure, Aythami, Zé Castro y Ayoze.

Los jugadores encargados de llevar la manija serán Álex Bergantiños y Juan Domínguez, que devolverá al equipo su calidad y lectura privilegiada del juego después de haber causado baja por ciclo de amarillas en Girona.

Los dos pivotes canteranos estarán flanqueados por Bruno Gama en la derecha y por Andrés Guardado en la izquierda, dejando el puesto de enganche para el fútbol de seda de Juan Carlos Valerón, que debe reencontrarse a sí mismo tras el apagón que ha atenuado la eficacia del faro herculino en las últimas jornadas.

Como delantero centro formará Iván Sánchez Rico, ‘Riki’, máximo artillero del club de la Plaza de Pontevedra en Liga, con nueve dianas.

En el banquillo de la suplencia, el míster recupera a Rochela y Saúl, además de reservar la pólvora de Lassad Nouioui y Salomao. El que no estará esta vez por decisión técnica es Xisco Jiménez.

En la convocatoria de 18 hombres figuran cuatro apercibidos de sanción: Aranzubia, Borja, Bruno Gama y Guardado podrían perderse el ‘clásico’ del domingo 15 en caso de ser amonestados por el extremeño Gil Manzano, el mismo que expulsó en Sabadell a Zé Castro por una mano totalmente involuntaria.

Por parte del Real Murcia, su preparador, Iñaki Alonso, tratará de motivar a una plantilla cuyos objetivos parecen difusos en el esprint final de curso; a doce puntos de distancia de los puestos de promoción de ascenso y con nueve de ventaja sobre el descenso, los ‘pimentoneros’ se encuentran ‘en tierra de nadie’ en la tabla. Llegan sin presión y con el ‘caramelo’ todavía en su boca que supuso doblegar 2-1 al Cartagena.

Domingo de resurrección coruñés