Gibraltar halla nuevos suministradores de material tras la denuncia española

varios coches esperan su turno en la cola de la frontera entre españa y gibraltar efe
|

El Gobierno de Gibraltar ha buscado y encontrado suministradores de materiales para la polémica ampliación de la zona de Sandy Bay, unos rellenos que fueron denunciados este verano por el Gobierno español ante la Comisión Europea.

Fuentes del Ejecutivo de Gibraltar han confirmado a Efe que la colonia continúa adelante con este proyecto y han recordado que el pasado verano, cuando el Gobierno español ordenó detener la entrada de camiones cargados con arena procedente de España, ya advirtió de que Gibraltar "buscaría otros suministradores" en otros países.

Las fuentes no han querido ofrecer detalles sobre estos nuevos suministros y han explicado que se destinarán para el proyecto de revitalización de la playa de Sandy Bay, que incluye la construcción de espigones, y para asegurar las viviendas de una urbanización allí asentada y cuyos fundamentos están sufriendo erosión.

El diario "Europa Sur" publica hoy que la empresa concesionaria de la obra, la holandesa Van Oord, ha adquirido 40.000 toneladas de piedra a la empresa portuguesa Sofareia, que ya tiene preparado un primer cargamento de 2.700 toneladas que llegarán a Gibraltar en un barco procedente de Argelia y que ahora está en Faro (Portugal).

La denuncia del Gobierno español sobre estos rellenos se produjo a raíz de hacerse público que camiones de arena de la duna de Valdevaqueros (Tarifa, Cádiz) estaban siendo llevadas a Gibraltar para estas obras.

El Gobierno español denunció que estos rellenos se producen en las aguas de la Zona de Especial Conservación (ZEC), conocida como Estrecho Oriental, y podían constituir una vulneración de la ley de Protección del Patrimonio Natural y la Biodiversidad y de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental, entre otras.

España denunció también el lanzamiento de setenta bloques de hormigón en las aguas contiguas a Gibraltar.

Gibraltar halla nuevos suministradores de material tras la denuncia española