Miño recurrirá la sentencia que rechazó estimarlo acreedor prioritario de Fadesa

|

El Gobierno de Miño recurrirá la sentencia de un Juzgado de lo Mercantil de A Coruña que desestima su petición para ser acreedor preferente en el concurso de Martinsa-Fadesa. El alcalde, el independiente Ricardo Sánchez Oroza, y los seis ediles del Partido Popular dieron luz verde a la propuesta, aún reconociendo que las posibilidades de que el proceso prospere son escasas, teniendo en cuenta las consideraciones de los servicios jurídicos de la Diputación de A Coruña. 
“Si no recurrimos aquí se acaba todo”, intervino el mandatario local, convencido de que entonces el Ayuntamiento de Miño no será solo responsable subsidiario, sino que no podrá reclamar jamás la devolución de ese dinero a Martinsa-Fadesa”. En la misma línea, aseguró que los técnicos, con los que se reunieron la semana pasada en la sede provincial, advirtieron de que “nada tiene que ver este recurso con el pago a los expropiados, que se iniciará en los próximos días”, apostilló Sánchez Oroza.
El PSOE optó por no votar al entender que la decisión estaba tomada con antelación a la sesión extraordinaria. Después de cargar contra el exprimer edil popular y actual primer teniente de alcalde, Jesús Veiga Sabín, el portavoz socialista, Manuel Vázquez Faraldo, advirtió de que las costas de este nuevo proceso podrían alcanzar los 300.000 euros, según reconoció la propia Secretaría Municipal de Miño. “Entren en razón dunha santa vez, porque cada día que pasa, máis coste”, resumió el número uno del PSOE. En este sentido, instó a los integrantes del equipo dirigente  a pagar de su bolsillo las costas que puedan derivarse de este recurso ante el Tribunal Supremo.
 
“Hasta el Final”
El Gobierno de Miño confía en que el TS revoque el fallo del Juzgado de lo Mercantil y reconozca la deuda con el consistorio miñense como crédito contra la masa en la liquidación de Martinsa-Fadesa. “De lo que se trata es de recuperar el dinero que el consistorio está adelantando y debemos luchar hasta el final”, reiteró Ricardo Sánchez Oroza. 
Una sesión bronca, menos que la de hace tres días, en la que no faltaron las recriminaciones ni las interrupciones por parte del público que, un día más, volvió a demostrar la polarización de la ciudadanía de Miño. 
Una vez terminado el debate, el alcalde admitió que, efectivamente, la secretaria habló de que las costas podrían llegar a 300.000 euros, pero insistió en que los servicios jurídicos de la Diputación de A Coruña les informaron que las costas de las últimas sentencias del Tribunal Supremo, alguna similar a este, anduvieron “por los cuatro mil euros” y que, de la misma manera, las costas “no deberían ser motivo para bajar los brazos” y no recurrir, sino que tienen que valorarse toda una serie de cuestiones, según indicó Oroza. 
Quien no abrió la boca, solo gesticuló y rió hacia los bancos del PSOE, fue el exmandatario conservador Jesús Veiga, de nuevo en el Gobierno de Miño.

Miño recurrirá la sentencia que rechazó estimarlo acreedor prioritario de Fadesa