Uno de los mineros fallecidos en la explosión de León era de As Nogais

GRA165 POLA DE GORDÓN (LEÓN, ESPAÑA) 29/10/2013 Vecinos encienden velas a la entrada del Ayuntamiento de Pola de Gordón donde se guardaron seis minutos de silencio por los seis mineros fallecidos ayer en un accidente en el Pozo
|

Uno de los seis mineros fallecidos el pasado lunes en el pozo Emilio del Valle, en el municipio leonés de Pola de Gordón, Juan Carlos P.F, tenía raíces familiares en el municipio lucense de As Nogais, según informó el alcalde, Jesús Manuel Núñez Díaz.
El regidor local confirmó que el minero fallecido tenía sus raíces en el lugar de Ferreiras, en la parroquia de Noceda, pero “se marchó del pueblo cuando todavía era muy joven, en la década de los 70, y en estos momentos estaba empadronado en Bembibre”.
El alcalde confirmó que en As Nogais residen “una hermana de su madre, el marido y dos primos”, con los que “mantenía muy buena relación”, de ahí que cada cierto tiempo visitase el municipio.
De hecho, dijo que el propio gobierno local llegó incluso a “barajar” la posibilidad de declarar algún día de luto oficial por la muerte del Juan Carlos P.F, pero ,finalmente, dado que la propia familia le expresó su deseo de vivir el duelo en la intimidad, optó por no realizar ningún acto oficial.
Las muestras de solidaridad y el dolor tiñeron ayer el primer día de luto oficial en Castilla y León, donde la Minería se paralizó y en el que la mirada está puesta, además de en los fallecidos, en la evolución favorable de los cinco heridos, uno de ellos con pronóstico grave.
Cientos de personas se movilizaron a mediodía en los tres municipios mayores de la provincia leonesa –León, Ponferrada y San Andrés del Rabanedo–, cuyos vecinos se sumaron a la concentración convocada en Pola de Gordón, donde está ubicada la mina de interior en la que se produjo un escape de gas por el que fallecieron seis personas.
En Pola de Gordón, se celebró la concentración más numerosa, a la que asistieron varios cientos de personas, y en la que se guardaron seis minutos de silencio, uno por cada fallecido.
Mientras, en el Hospital de León, están ingresados cinco mineros, uno de ellos en la UCI con pronóstico grave, sedado y con ventilación mecánica, mientras que los otros cuatro, “si todo va bien”, podrían ser dados de alta en los próximos tres días, explicó ayer el gerente del centro hospitalario, Juan Luis Burón.

Uno de los mineros fallecidos en la explosión de León era de As Nogais