Una variedad de robles sustituye a los pinos talados en Santa Margarita

El Ideal Gallego-2013-10-16-003-bd73d4d7
|

Santa Margarita da un paso más para convertirse en el referente de los parques coruñeses. El proyecto de reforma vegetal que puso en marcha la Concejalía de Medio Ambiente a finales de septiembre, y que busca dotar al pulmón verde de la Casa de las Ciencias de una imagen propia de los grandes parques europeos, avanza con la plantación de las nuevas especies.
Los trabajos afectan al entorno de la cafetería, la denominada zona 2 de las 25 áreas en las que Medio Ambiente dividió Santa Margarita para acometer su remodelación vegetal por fases, y evitar el desembolso de 1,5 millones de euros de golpe. La parte que más llamó la atención de los vecinos fue la tala la semana pasada de los pinos que daban sombra en el ámbito más próximo a la ronda de Nelle, que están siendo sustituidos por diferentes variedades de robles (común, rojo y americano) y por ginko biloba.
Según se justifica en la memoria técnica del proyecto, la sustitución de ejemplares obedece al hecho de que los pinos tienen “un índice de esbeltez muy elevado”, y no reunían “lo requisitos ni los beneficios” que buscaba la Concejalía de Medio Ambiente para Santa Margarita.
De acuerdo con el estudio que encargó este departamento, el ámbito que se encuentra en obras se trata de una zona residual de una plantación forestal de “pinus radiata” en mal estado, como consecuencia de los problemas de “compactación” de suelo en las zonas de estar, de afloramientos rocosos que impedían el correcto desarrollo del sistema radicular, la inexistencia de masa herbácea debido a la falta de suelo y la inhibición generada por las acículas de pino. Además, según Medio Ambiente, desde el punto de vista ornamental, la capacidad de los pinos era “limitada”. Por ello, en el proyecto se acordó su sustitución por diferentes especies de robles, con las que pretenden generar “un marco cromático variable”, que potencie “los beneficios medioambientales y de uso social de este tipo de iniciativas”.
El plan, que tiene un coste cercano a los 90.000 euros, también busca que Santa Margarita se asemeje a los grandes pulmones verdes de Londres, París o Múnich, con una gran explanada de césped que permita “un uso más recreativo”. Para ello, durante los trabajos se procederá a un movimiento del terreno y al relleno con tierra vegetal de alta calidad, y se aprovechará para instalar un sistema de riego automático. Será al final de todo el proceso cuando se planten las diferentes especies de césped.
En el entorno de la cafetería y de las mesas se colocará un pavimento ecológico nuevo. Será suelo de terrizo de seis centímetros de espesor destinado a uso peatonal, con árido de la zona y aplicación de óxidos naturales para cambiar la tonalidad del pavimento, impermeabilizarlo y estabilizarlo.
El Ayuntamiento ya trabaja en una segunda fase de reforma integral del parque, que pretende adjudicar este año, y que afectará a una superficie de 2.400 metros cuadrados. Por el momento, en Santa Margarita quedan por delante tres meses de obra en la zona de la cafetería. n

Una variedad de robles sustituye a los pinos talados en Santa Margarita