Piden penas de hasta siete años para una pareja acusada de vender droga en su casa

|

  m. pérez > a coruña

  Un hombre y una mujer se sentarán el próximo martes en el banquillo de los acusados de la sección segunda de la Audiencia Provincial. Se les imputa un delito de tráfico de drogas y se pide que cumplan penas de cárcel de entre cinco años ella y casi siete él.
Así, atendiendo a la versión de la acusación pública, ambos actuaron de común acuerdo para utilizar su piso de A Coruña como punto de venta de estupefacientes hace cuatro años. Desde al menos el mes de octubre de 2007, la Policía vigilaba las actividades de los dos imputados y según se recoge en el escrito facilitado por la Fiscalía, ambos realizaban operaciones de venta de cocaína en su propio domicilio. Esta actividad se prolongó, por lo menos, hasta febrero de 2008, cuando fueron detenidos.
El seguimiento empezó a dar frutos un 27 de octubre por la tarde cuando alrededor de las 18.50 horas, las autoridades apreciaron como vendían un gramo de cocaína a un cliente. Un mes después se volvió a sorprender a otra persona que les había comprado droga, también por la tarde, a la misma hora más o menos, pero esta vez medio gramo. Dos meses después, con análogo modus operandi, siempre atendiendo a la versión de la acusación pública, se produjo otra transacción ilegal. Esta vez casi dos gramos.

Registro > Al día siguiente la Policía optó por entrar en la casa y registrarla. Una vez dentro hallaron una bolsa escondida en un armario empotrado con diez gramos de la citada sustancia estupefaciente. Comprobando el resto de la casa encontraron otros ocho y a mayores 18 gramos de hachís. Varios “huevitos” que tenía en su poder la mujer y que, como el resto de material, se supone que iban a ser destinados a su venta a terceras personas.
Esta teoría se apoya también en la báscula de precisión que descubrieron, que sospechan empleaban para repartir las sustancias y luego distribuirlas. En total había en la vivienda una cantidad de droga que se estima podría alcanzar en el mercado ilegal un valor cercano a los 2.800 euros. La acusada tenía también en su poder 515 euros que según el Ministerio Público, provenían de operaciones realizadas anteriormente.
Él ya había sido condenado anteriormente a tres años de cárcel por la Audiencia Provincial en 2000, por eso la pena que se le pide  ronda los siete años –seis años y 10 meses–, mientras que la que se pide para ella –que no tenía antecedentes penales– es de cinco años. A mayores, se exige que abonen multas que en un caso rondan los 9.000 euros y en otro los 6.000.

Penamoa > Además, la próxima semana la sección segunda de la Audiencia juzgará a un hombre al que la Policía sorprendió el pasado septiembre de 2009 en las inmediaciones del asentamiento chabolista de Penamoa portando encima cocaína. Según se explica en el escrito de calificación, el imputado fue detenido mientras las autoridades realizaban labores propias de un dispositivo de prevención, cuando observaron cómo hablaba con un grupo de jóvenes junto a una furgoneta que, en cuanto se percataron de la presencia de los agentes, abandonaron el lugar a toda prisa.
Al que se quedó le pidieron la documentación y lo cachearon y  encontraron 23 bolsitas con droga de una pureza de cerca del 20%. Además, atendiendo a la versión del fiscal, el procesado llevaba encima 290 euros que, se supone, procedían de la actividad ilegal.
Se pide que pase en la cárcel cuatro años y medio y además que abone una cantidad cercana a los 3.000 euros en concepto de indemnización. De no hacerlo así, el impago podría sumar otro mes y medio a su petición de condena.


 

Piden penas de hasta siete años para una pareja acusada de vender droga en su casa