La descarga de pescado fresco creció un 48% en febrero en relación a 2018

El Ideal Gallego-2019-05-03-007-796612b0
|

El tráfico de pescado fresco fue el que mejor resultados consiguió en el Puerto de A Coruña durante el pasado mes de febrero, donde los kilos descargados supusieron una remontada del 48% con respecto al mismo período del año pasado. Asimismo se comportaron con una gran evolución los graneles líquidos y las tareas de avituallamiento de los barcos.

La Autoridad Portuaria puede presumir de que la Lonja siga siendo la primera de España en descarga de productos frescos puesto que, pese a que hay momentos en los que se producen pequeños frenazos en la evolución por los problemas que sufre la flota, las estadísticas de Puertos del Estado reflejan que llegaron a los muelles 2.470 toneladas de pescado. Esto supone una evolución próxima al 50% en relación al mismo mes de 2018 y permite que los últimos números que se tienen del acumulado anual –a la espera de que se hagan públicos los de marzo y abril– marquen una mejoría del 23,6% en relación a lo que había conseguido capturar la flota el año pasado .

Si bien esta institución coloca a Vigo por delante porque contabiliza también los productos procedentes de las bateas, la Xunta de Galicia descarta ese tipo de alimentos del epígrafe de frescos y, por tanto, el Muro local destaca por encima de los demás. Las cifras de esta administración colocan al jurel como la especie más descargada con 688.699 kilos. La merluza con 493.355 kilos y el lirio con 373.738 kilos fueron las siguientes que más se subastaron. También destacó, pero a bastante distancia, la boga.

Muchos contenedores
Además de para la pesca, febrero fue un mes especialmente fructífero para el tráfico de graneles líquidos, la mayoría de los cuáles tuvieron como destino los pantalanes petroleros y la refinería de Repsol. En concreto, se registraron 851.451 toneladas, lo que implica una evolución al alza del 34% con respecto al año pasado. No corrieron la misma suerte los graneles sólidos, que sufrieron una bajada sobre las estadísticas de partida relativas a febrero del pasado ejercicio.

En cuanto al avituallamiento de buques, los movimientos de distintos productos evolucionaron un 8,7% en solo ese mes. Precisamente sobre los mercantes, hubo cuatro amarres más que un año antes y con dos meses de 2019 hubo un aumento del 2,1% en la suma total. 

Aunque el de A Coruña no es un puerto en el que haya una línea regular de contenedores, como curiosidad en febrero arribaron hasta 13, lo que implica un número mucho mayor que a lo largo de todo el año 2018.

La descarga de pescado fresco creció un 48% en febrero en relación a 2018