La suerte llegó a Ferrolterra a través de las localidades de Neda, As Pontes y Narón

El propietario de La Flor de Mayo, Jorge Basoa, quien vendió tres décimos del segundo premiodaniel alexandre
|

Los famosos cantos de los niños de San Ildefonso alegraron ayer las vidas de unos pocos afortunados de la comarca al sacar las bolas del famoso bombo del Teatro Real madrileño. A las 10.15 horas de la mañana llegaba la primera sorpresa, de la mano de las niñas Nicol Valenzuela y Lorena Stefan, que anunciaban el primero de los ocho quintos. El número agraciado fue el 22259, del que se vendieron dos décimos por terminal en la administración Bombonería de As Pontes y cuyo valor es de 6.000 euros cada uno –4.800 con la retención del gobierno–.
“Estamos muy contentos, aunque uno de los agraciados se pasó por aquí para comentarlo pero no quiso que celebrásemos nada; del otro puedo intuirme quién es pero aún no se pronunció”, explicaba ayer al poco de conocerse la noticia Belinda Bañobre, que lleva tres años en el negocio que comenzaron sus padres hace más de dos décadas.
No es la primera vez que reparten suerte en esta época del año, ya que en el 2014 despacharon 10 décimos –una serie–, esta vez con el segundo premio. Varias quinielas en 2011 y una Bonoloto el pasado Febrero completan el palmarés de ventas. “La verdad es que vamos a premio cada dos años y eso nos pone muy felices y sobre todo hace que nos alegremos por la gente de aquí”, comentaba Bañobre.
A las 11.21 horas de la mañana la suerte volvía a tocar la comarca, esta vez nada más y nada menos que con el segundo premio, el 04536, valorado en 125.000 euros cada participación –100.000 euros cada décimo con el impuesto aplicado–. El bar La Flor de Mayo de Neda vendió tres boletos de dicho número a través de la máquina que tienen ubicada en el establecimiento. “Imaginamos que es gente de aquí, aunque de momento no se pasó nadie”, comentaba ayer a pocos minutos de salir el premio el dueño del local, Jorge Basoa. Tanto él como su mujer se mostraban “muy orgullosos, sobre todo por los vecinos” y aseguraban que tenían reservada una botella de vino mencía para todos aquellos que se acercasen a celebrar la buena noticia.
A las 12.45 horas, casi al término del sorteo de la Lotería de Navidad, otro quinto premio daba la sorpresa en Narón. Se trataba del 60272, vendido en la librería Breogán de A Solaina. “Solo se vendió un décimo pero estamos muy contentos porque supone una alegría para el barrio”, confesaba su propietario, Pablo Carpento, quien aseguró que ya estaban con la mente puesta en el sorteo de El Niño y que incluso va a ambientar el establecimiento con el pez protagonista del anuncio de dicho premio.

La suerte llegó a Ferrolterra a través de las localidades de Neda, As Pontes y Narón