Suecia se lleva un Eurovisión que castigó la apuesta de Edurne

APA:20150523-23603924-2. Vienna (Austria), 23/05/2015.- Edurne representing Spain performs during the Grand Final of the 60th annual Eurovision Song Contest (ESC) at the Wiener Stadthalle in Vienna, Austria, 23 May 2015. There are 27 finalists from as man
|

Los “Heroes” del sueco Mans Zelmerlow cumplieron los vaticinios y aplastaron al resto de parcipantes en un festival de Eurovisión en el que la española Edurne cumplió con su actuación, pero “Amanecer” no logró convencer a la audiencia europea, que la dejó en un más que discreto puesto 21.
Y eso que Edurne tuvo una buena actuación y superó las complicadas piruetas por el aire con el bailarín que la acompaña, sin tropiezos, uno de los momentos en los que más han sufrido los eurofans por la dificultad de los ejercicios.
La representante española recuperó uno de los vestidos que utilizó en su primera prueba en Eurovisión, el domingo.
Volvió a aparecer con un vestido rojo con capa y capucha, del que se desprendió para quedar con uno de tono verde, largo, con transparencias e incrustaciones.
José Fuentes es el diseñador de todos los “looks” que la cantante ha lucido esta semana por Viena. A pesar del cambio de vestuario en sus ensayos, lo que Edurne sí ha mantenido en escena es el estilo del peinado, dejando la melena al viento.
La cantante española hizo su actuación con el bailarín italiano Giuseppe di Bella, con una puesta en escena con elementos místicos y una coreografía de Miryam Benedited.
La gala más pop del mundo comenzó con música clásica, a cargo de la Orquesta Filarmónica y el coro de los Niños Cantores de Viena.
La ganadora del festival el año pasado, la barbuda cantante Conchita Wurst, puso el toque glamouroso al interpretar su nueva canción, “Unstoppable”, con una danza aérea que le elevó sobre el escenario del auditorio que acoge el certamen.

La gala
Los eslovenos de Maraaya fueron los primeros en subirse al escenario. Para ver a Edurne, hubo que esperar hasta bien entrada la noche.
Las apuestas del sueco Mans Zelmerlow, con su himno pop “Heroes”, el pop elegante de Il Volo italiano y la rusa Polina Gagarina y su canto a la paz “A million voices”, cumplieron las expectativas y se llevaron el podio del festival, en el que una vez más las votaciones mostraron a la vencidad como factor fundamental.
Otras de las favoritas, como Bélgica y la invitada Australia también cumplieron, y se llevaron un buen puñado de votos del festival de Eurovisión.

 

Suecia se lleva un Eurovisión que castigó la apuesta de Edurne