La Marea dice proteger al pequeño comercio pese a imponer un copago

El Ideal Gallego-2019-05-01-011-6f5f4fca
|

El divorcio entre el Gobierno local de la Marea y la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC) –que agrupa a la gran mayoría de asociaciones del sector de la ciudad– parece cada vez más real e insalvable a tenor de los distintos pareceres que tienen ambas partes sobre el pliego de condiciones para conseguir una aportación económica municipal de la nueva línea de subvenciones que se sacó hace escasos días. A pesar de que en las reglas de este año se impone a las agrupaciones un copago mínimo del 10% del presupuesto que requieran sus actividades dinamizadoras, el alcalde, Xulio Ferreiro, defendió ayer que es lo justo y que se está apostando por el comercio de proximidad porque en el mandato no abrió ningún nuevo centro comercial. Por contra, tras salir de una reunión con un técnico municipal para analizar todas las bases, parte de la junta directiva de la FUCC vio todavía más “difícil” su cumplimiento y parece que este año será el de menor demanda de esta convocatoria.

El regidor, Xulio Ferreiro, se justificó ayer ante las críticas de las asociaciones de comerciantes, que creen que el reclamarles que aporten el 10% de las ayudas de 8.000 euros para organizar actividades que reactiven el consumo dejará a muchos colectivos fuera, asegurando que “isto é o normal en calquera convocatoria pública de subvencións”. 

“Tamén lle pasa ao Concello cando a Unión Europea lle da fondos porque ten que poñer o 20% e iso está na lei de subvencións e é unha práctica habitual”, incidió el líder de Marea Atlántica. En este sentido, aseguró que hacer un copago del 10% de las acciones –se puntuará más a aquellas agrupaciones que aporten más fondos propios motu proprio– es algo que puede asumir “calquera que ten actividade, que ten asociados e que ten músculo”. 

Pero como ya habían advertido algunos representantes de los empresarios hay zonas en las que 800 euros es lo que se recauda en cuotas durante todo el año para pagar seguros o un local, por ejemplo. 

Tramitaciones independientes
En paralelo a estas declaraciones del alcalde, varios presidentes de colectivos y miembros de la junta directiva de la FUCC analizaban la información sobre el pliego de condiciones de la licitación de la Concejalía de Empleo y Economía Social (responsable del área de Comercio). 

“La mayoría de las asociaciones no estuvieron porque no se van a presentar porque no pueden y visto lo visto el resto tendremos que estudiarlo mucho”, decían fuentes de la junta directiva de la FUCC, tras un encuentro para “explicar lo inexplicable”. Al margen de la aportación dineraria que se les exige, la concejalía ya no se encargará más de hacer las gestiones internas con otras áreas. 

“Nosotros tendremos que desenvolvernos con las distintas concejalías para pedir las licencias y permisos en Medio Ambiente, Movilidad, Cultura y cada uno cobrará lo que cobre cuando antes había exención de tasas por ocupar la vía pública”, lamentaron, porque se trata de ideas para animar el municipio. Si esos permisos no se consiguen tampoco se les permitirá cambiar el destino de los fondos. 

“No hay voluntad por parte de este Gobierno local para favorecer al comercio; todo lo contrario”, concluyeron, aunque el alcalde incidió en el apoyo existente tanto a través de campañas de impulso del consumo propias como porque “desde que estamos nós no Goberno non se construiu ningún centro comercial”.

La Marea dice proteger al pequeño comercio pese a imponer un copago