Reportaje | La catástrofe en la bahía coruñesa que despertó la conciencia ambiental

El incendio del petrolero “Urquiola” frente a la bahía coruñesa ocurrió el 12 de mayo de 1976
|

El 13 de mayo de 1976, el pleno del Ayuntamiento se centró en la catástrofe del incendio y destrucción del petrolero “Urquiola” que se había iniciado en la mañana del día anterior, cuando el barco se proponía arribar al puerto.
En la moción que se leyó en el salón municipal, se lamentaba que el suceso hubiese envuelto a La Coruña en negros presagios, no solo por las espesas nubes de humo que habían cubierto a la ciudad durante todo el día, sino por los incalculables perjuicios que inevitablemente se derivarían de este siniestro. El primero de ellos y sin duda el más irreparable, fue la desaparición del capitán del buque, el conciudadano Francisco Eduardo Rodríguez Castelo. La corporación hizo patente su profundo sentimiento de pesar a su esposa y familia.
En cuanto a los daños materiales, de todo punto incalculables en esos momentos, se presumía     que habían de ser cuantiosos y debían dar lugar a una urgente reacción de los organismos competentes, que permitiese en la medida de lo posible limitar su extensión y paliar las consecuencias.
“El vertido de miles de toneladas de crudo de petróleo en las inmediaciones de nuestro puerto y litoral tiene que originar una serie tan considerable y cuantiosa de perjuicios, que la sola enumeración de los más significativos ha de llenar de preocupación a todos los coruñeses. En este sentido, los hombres y las mujeres que se dedican a actividades marineras y marisqueras serán los primeros afectados, hasta extremos que pueden determinar una prolongada inactividad por la extinción, menoscabo o desaparición de las especies que son objeto de sus capturas. A las Autoridades competentes y Sindicatos, hemos de pedir el más amplio y generoso tratamiento del tema para que sea posible la adopción de cuantas medidas sean aconsejables a fin de evitar que esta desgracia origine verdaderos dramas familiares y ofrecer la más amplia colaboración municipal para este fin”, decía la moción presentada en el pleno.
 Los últimos informes de los servicios municipales indicaban en ese momento que ya habían sido afectadas por la temida “marea negra”, las playas de San Amaro y Santa Cristina, en el término municipal de La Coruña y la de Bastiagueiro, en el vecino de Oleiros. De las corrientes y régimen de vientos dependería que fuesen afectadas otras playas, según los informes.
El señor Estévez Mengotti intervino entonces para proponer que el Ayuntamiento de La Coruña se personase en el sumario que al efecto se instruía por la autoridad de Marina, a fin de reclamar por los concretos daños materiales que se deriven de la catástrofe del “Urquiola” y que afectan de manera especial a la limpieza de calles y playas urbanas, en especial las de San Amaro, Riazor y Santa Cristina, así como cualquier otro que realmente se ocasione.
Igualmente, indicó, deberá efectuarse la reclamación pertinente dentro del sumario ante la casa armadora y la compañía de seguros, del orden de mil millones de pesetas, por el lucro cesante que como población turística y veraniega va a suponer durante, el 1976 y años venideros la marea negra que desgraciadamente nos invade.
El señor Serrano González-Babé, por su parte, manifestó que ya que Galicia cuenta con 1.300 Kilómetros de costa que puede verse afectada en cualquier momento por una catástrofe similar, es necesario que esta preocupación coruñesa se traslade a todas las Diputaciones Provinciales de la región para que adopten los mismos acuerdos y al Gobierno de la Nación, para que se cuente con los mejores medios para estos casos. Mejores remolcadores, más helicópteros y mejor telegrafía.
El señor Laredo Verdejo solicitó a continuación que constase en acta el daño que habían sufrido las playas de la bahía coruñesa, como son, además de las mencionadas por la Presidencia, Canaval, Mera, Santa Ana, Pena Touro, Cabreira y Santa Cruz.
El Ayuntamiento Pleno por unanimidad, acordó prestar aprobación a la moción presentada por la Alcaldía, ampliada con la adición de las peticiones formuladas por los señores; Estévez Mengotti, Gila Ferreiro, Quesada Zato, Serrano González-Babé, Laredo Verdejo, Ripoll García, Abad Flores y Peña Bermúdez.
Para el 18 de junio se aprueba la solicitud formulada por varios concejales en reconocimiento de los méritos adquiridos e interesar de la Superioridad, la concesión a don Benigno Sánchez Lebón, capitán de la Marina Mercante y práctico del Puerto de la Coruña, la Cruz al Mérito Naval por las muestras excepcionales, responsabilidad, dedicación y valor dadas con motivo de la catástrofe acaecida en el incendio y hundimiento del Petrolero “Urquiola” en la bahía coruñesa.l

Reportaje | La catástrofe en la bahía coruñesa que despertó la conciencia ambiental