Empate con sabor a derrota

|

Empate que sabe a poco para el Fabril si todavía pensaba en las mínimas opciones de permanencia que le quedan, pero al menos ofreciendo una imagen digna ante el Coruxo, uno de los mejores equipos de la segunda vuelta en la liga. Abeledo neutralizó en la segunda mitad el gol inicial de un Manu Justo en estado de gracia.

El planteamiento inicial de Luisito volvió a sufrir modificaciones con respecto al anterior partido, tal y como sucedió en todas las jornadas desde que el míster de Teo se hizo cargo del equipo deportivista. Los damnificados en el once inicial fueron el central Raúl González, el mediocentro Carlos López (estos dos no estuvieron ni entre los 18 que se vistieron y el Fabril no tenía bajas médicas) y el extremo Víctor García. Las novedades de partida fueron Segado en el doble pivote junto a Javi Cobo, Bicho en la mediapunta y Guillermo May en la banda izquierda. Además, el Depor B no repitió el 1-5-3-2 del anterior encuentro y apostó por el 1-4-2-3-1.

Entre la gran ocasión que tuvo Bicho en el minuto 11 y que el Coruxo apenas conseguía pisar el área defendida por Álex Cobo, daba la sensación de que el Fabril, en los primeros veinte minutos de partido, estaba más cómodo que nunca en los últimos tiempos. Como les suele pasar a los equipos con dinámicas negativas, esas buenas sensaciones se convierten en espejismos. El Coruxo abrió el marcador en el minuto 23 con un gol de Manu Justo.


El plan de partida del conjunto de Jacobo Montes era el propio de un equipo que tiene ventaja en el marcador o que le sirve el empate fuera de cara o que sabe que el rival debe asumir con la pelota en la elaboración del juego. En líneas generales, y aunque en ocasiones se percibieron estímulos para ir a presionar alto a los centrales, el Coruxo esperó en su parcela de campo, con las líneas juntas, esperando el error en la circulación del Fabril para recuperar la pelota y salir con velocidad aprovechando los espacios que dejaba el filial del Depor en la espalda.
Ese 0-1 firmado por Manu Justo en el minuto 23 fue virtud del delantero del Coruxo, que está en un momento de forma realmente excepcional, pero también contó con la colaboración de los centrales del Fabril. El ‘9’ visitante se despegó de Quique Fornos en un movimiento desde el segundo palo atacando el primero y se situó entre Quique y One sin que ninguno de los dos pudiese fijarlo después de la gran maniobra de Mateo ante Abeledo en la banda derecha. Recortó con la zurda, arrastró el balón hacia el pico del área y sacó un centro perfecto buscando el primer palo, justo donde apareció Manu Justo para cabecear cerca de la escuadra y poner en ventaja a la escuadra de Jacobo Montes en el ecuador del primer acto.


El Fabril despidió el primer tiempo con una ocasión de Guillermo May tras un gran eslalon que bien pudo culminar con un pase de la muerte para que empujase uno de sus compañeros que estaban en el área pequeña o para uno de los que entraba desde segunda línea, pero la jugada tenía tintes ‘maradonianos’ y el atacante uruguayo, que ayer jugó en la banda izquierda, decidió finalizar él mismo y Alberto, probablemente el mejor jugador del partido, salió a tapar bien y desvió el cuero a córner con el cuerpo.


Como en casi todos los partidos (y van seis) desde que es entrenador del Fabril, Luisito ha intentado reestructurar su equipo en las segundas partes y ayer no fue menos. La medida, antes de que se cumpliese la hora de juego (minuto 58), fue hacer un doble cambio retirando a Bicho y a May y dando entrada a Víctor y a Juanje para que ocupasen la banda derecha y la izquierda respectivamente (actuación bastante discreta de los dos e incluso desquiciante para su entrenador del segundo). La clave fue que Montiel, la pieza diferente de este Depor B, pasó a jugar en la mediapunta, abandonando la banda derecha. El nivel del juego del Fabril no fue a más de manera muy llamativa, pero el partido estaba tanto para el 1-1 como para el 0-2.


One pudo marcar de cabeza pero Alberto lo evitó con un paradón y, poco después, Abeledo hizo justicia al anotar el 1-1 tras varios rechazos en el área después de un córner ejecutado por Montiel.

Empate con sabor a derrota