De estrenos y zurdazos

Deporte Campeón-2014-09-05-003-427dbe3b
|

c.a.f.
laracha

Después de dos jornadas de Liga y un punto en la mochila, el Deportivo alargó la pretemporada en A Laracha con una cómoda victoria en una superficie, césped artificial, que no agrada demasiado a los futbolistas profesionales.
El conjunto coruñés necesitaba aumentar el rodaje de sus piezas y el amistoso de temporada le sirvió a Víctor Fernández, a los jugadores que menos participaron en el arranque del campeonato y también a los fabrilistas que asoman al primer equipo.
Debutó Sidnei, que está en forma, al contrario de lo que hacían presagiar las fotografías de principios de agosto. El central estuvo bien posicionado, se entendió con Álex Bergantiños, que le acompañó en el eje de la zaga, movió el balón con criterio desde atrás e incluso se atrevió con un caño a un rival.
Lucas Pérez, que reapareció después de haberse recuperado de una lesión muscular, jugó su segundo partido como deportivista y destacó, como en los minutos que tuvo en la final del Teresa Herrera, por su explosividad, aunque esta vez fue la referencia ofensiva.
El coruñés no se encontró del todo cómodo en césped artificial, donde mostraron descarados los fabrilistas. Remeseiro, con la zurda, desde la frontal, adelantó a los blanquiazules antes del primer cuarto de hora, y el portugués Cardoso se convirtió en el gran protagonista de la primera parte desde la banda izquierda. Allí apoyó a Luisinho y se sacó de la chistera una jugada personal que dejó boquiabiertos a la afición de A Laracha. Primero lo intentó con un remate de espuela y después recogió el rechace con la zurda, se libró de su marca y batió al potero.
José Rodríguez, que jugó en la derecha por un esguince que se produjo Juan Carlos en el calentamiento, Lucas y Wilk pudieron golear antes del descanso, pero se encontraron con las intervenciones de Damián.
Sin Sidnei, Luisinho ni Lucas, en la segunda parte debutaron con el primer equipo Juanfran y el inernacional canadiense Sam Piette, fichaje de Fabril para esta temporada.
Juanfran tardó cuatro minutos en probar al portero suplente del Laracha, Álex y Manuel Pablo se quedaron como pareja de centrales, y en un saque de esquina el equipo local comprometió a los blanquiazules con un remate de Roberto que se marchó alto por poco.
Víctor Fernández siguió moviendo el banquillo, situó al central canterano Iago en el centro de la defensa, a Seoane en el lateral izquierdo y a dos centrocampistas, los goleadores Remeseiro y Cardoso, en la línea más avanzada. Wilk, con otro zurdazo, puso el broche en los últimos minutos. n

De estrenos y zurdazos