Vence espera de la asamblea del BNG pactos que sean “puntos de encuentro”

08 diciembre 2015 página 2 (bergantiños) Xavier Vence, en rueda de prensa el lunes 9 de noviembre. El portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, ha reclamado al Gobierno central "disposición al diálogo", con el fin de que el "p
|

El portavoz del BNG saliente, Xavier Vence, hizo votos por que en la Asamblea Nacional que se celebra este domingo se puedan alcanzar “puntos de acuerdo” que, al final, signifiquen “puntos de encuentro” para la mayor parte de la militancia, de la que participarán unos 2.800 afiliados junto con otros 300 simpatizantes con derecho a voz pero no voto que se han anotado.
Vence dijo ayer que hay que “darle una oportunidad al consenso” y a la “refundación” de la formación nacionalista.
“Conectar y reconectar con esa mayoría social”, señaló, antes de asegurar que “rupturas en el nacionalismo ya hubo demasiadas”, por lo que, ahora, toca “reconstruir un proyecto nacionalista, un proyecto para la mayoría: sumar, retejer, ampliar”.
Por ello, espera que “no” se produzca una salida de militantes y consideró que “todo el mundo sacó lecciones” y “va a poner todo el empeño por un proyecto inclusivo que sume y que sirva para agrandar” el proyecto nacionalista.
Las cuestiones clave que se van a decidir en la asamblea del próximo domingo son tres: el calado de la refundación del BNG y los tiempos en que se llevará a cabo este proceso; si se camina hacia una organización de adscripción individual –sin colectivos internos, como el partido UPG–; y la línea que se va a adoptar para las alianzas electorales en las autonómicas.
Xavier Vence defenderá con respecto a esas tres cuestiones un voto particular, dividido en tres pero que en suma es una enmienda a la totalidad de los textos oficiales con los que el BNG llega a la asamblea. 
La postura del portavoz nacional saliente, que se quedó sin el apoyo para sus tesis de la mayoría del Consello Nacional –máximo órgano de decisión entre asambleas–, que actualmente controla el núcleo de la UPG, defiende una política de alianzas más flexible que la actual, en la que está vetada cualquier formación política que no sea netamente gallega.
“El BNG no puede asumir una posición marginal en el tablero. Tiene que luchar por la derrota electoral del PP”, manifestó ayer el portavoz nacional, quien celebró, por ejemplo, que finalmente la línea oficial haya asumido la necesidad de llevar a cabo un proceso de refundación tal y como se conoce hasta ahora, nacida en Riazor en 1982.
Por su parte, la portavoz de la agrupación parlamentaria de En Marea, Alexandra Fernández, defendió que “la voluntad” de esta coalición es “ser cada día” un proyecto “más amplio”, y aseguró que las “puertas están abiertas” y que “el proyecto sigue en construcción”. Así se manifestó a preguntas sobre la postura de Vence, quien es partidario de una flexibilización de las alianzas de la formación frentista.
Fernández (que pertenece a la pata nacionalista de la coalición, Anova) explicó que En Marea “está dando pasos y va mejorando, construyéndose colectivamente”, con lo que consideró que tampoco “puede volver al punto de partida”. Fernández reivindicó que se trata de un “movimiento desde abajo” y que tiene que ser “capaz de abrir los canales de participación”.

Vence espera de la asamblea del BNG pactos que sean “puntos de encuentro”