La ciudad volverá a perder turistas cuando parecía recuperada de 2008

|

La ya tan mencionada crisis sanitaria, económica y social está dejando huella en la sociedad. Ahora, en pleno periodo estival uno de los sectores que más va a notar el peso de esta crisis es el turístico, precisamente uno que ya notó la de 2008 con dureza y que parecía haberse recuperado de aquel mazazo.

Este golpe se podía ver en los datos de alojamiento en establecimientos turísticos durante los últimos quince años. El mes de agosto herculino, influenciado por el clima, las playas y los eventos festivos de la primera quincena, era capaz de lograr cifras superiores a las 52.000 personas, y capaz de alcanzar las 60.000 en los veranos anteriores al 2008.

Durante el peor momento económico mundial, y sus consiguientes coletazos que durarían varios años, el mes de agosto coruñés se resintió y los hoteles empezaron a recibir menos de 45.000 personas. Desde 2015, la senda pareció retomarse de nuevo, volviendo a superar los 50.000 visitantes hoteleros, superando incluso esa barrera de los 60.000.

Tras haber registrado más de 56.000 viajeros en los hoteles de la ciudad el pasado mes de agosto, este año todo apunta a que se volverán a reducir considerablemente, una noticia que de por sí ya podría ser negativa, pero más teniendo en cuenta que se tardó cerca de siete años en volver a los valores de visitas anteriores a la crisis del 2008.

Cambio de paradigma

Lo que sí que cambió durante estos últimos cinco años, y que es un factor también a tener en cuenta en lo que a su pérdida se refiere, es el volumen de visitantes que proceden desde el extranjero.

Mientras que en los tiempos precrisis, y durante la misma, la cantidad de personas que procedía de otros países y que se alojaban en hoteles de la ciudad en agosto era siempre menor a 9.500 personas, con la única excepción del año 2005 y sus más de 10.000 visitantes extranjeros, desde 2015 en adelante se consiguió cambiar esta tendencia.

No de una manera drástica, pero si notoria, el peso de viajeros españoles empezó a ceder lentamente, registrándose cinco años consecutivos con más de 10.500 turistas extranjeros, sobrepasando en dos ocasiones la barrera de los 12.000, y haciendo especial mención al pasado año 2019, cuando casi se alcanzaron las 13.000 visitas.

Lo que también había cambiado en estos últimos cinco años fue la cantidad de días que estos turistas se quedaban en los hoteles de la ciudad, ya que mientras en 2005 se registraban un total de 123.900 noches de hotel en el mes de agosto, el pasado año eran 141.400, por lo que la media de días pasados en la ciudad subía desde los 2,1 por viajero, hasta los dos días y medio contabilizados en 2019. También en este aspecto se notó el aumento de noches de turistas de otros países. l

La ciudad volverá a perder turistas cuando parecía recuperada de 2008