Novo Mesoiro hizo estallar el “obús” en una noche festiva dedicada al rock más heavy

La noche rockera comenzó con el concierto de Exit | quintana
|

Novo Mesoiro arrancó su maratón festivo con una degustación de mejillones en los bares y del elemento anarajado, en vinagreta o al vapor, se pasó al rock and roll, un género que domina desde que se hizo barrio para llenar el parque de camisetas negras con el placer de ver en directo a nada menos que a Obús.
Antes, Noite Bohemia puso en el centro cívico un clásico a rodar como “Miles Gloriosus”, la comedia de Plauto sobre un soldado fanfarrón con el que todos se meten. Sobre la hierba, además de acordes, también saltaron los más pequeños en un ejército de hinchables que continuarán hoy.
Así que a eso de las 21.30 horas, con el sol a medio gas, comenzaron Exit, la banda residente de la sala Mardi Gras, que maridó para la ocasión un repertorio con los Stones, Bowie y ACDC.
El grupo salió a respirar al aire libre para encontrarse con otro tipo de público, agradecido de masticar hits de siempre en una noche con cierto toque melancólico cuando los madrileños volvieron a cantar la de “Prepárate”. No estalló el obús, pero ya por entonces los espectadores afilaron su espíritu metálico y se dieron al heavy en una sesión donde Metal Tribute puso a pasear a los mejores del género.
Programación
El programa continúa hoy con una fiesta infantil a partir de las 16.30 horas. Y es que los niños serán los protagonistas absolutos del día porque para ellos tocarán Zumbalacazán a la misma horas, en una cita de animación musical, que dará paso a talleres medioambientales para todas las edades a las 17.00 horas.
Por último, a eso de las 19.30 horas, Familirúa se desplazará a la atalaya con la compañía Pistacatro Produtora de Soños y el espectáculo “Nono”, un inocente clown con el que viajarán por el mundo de la fantasía, donde desplegará trucos de malabares y aunque aparecerán problemas, los acabará resolviendo con humor. Cinecleta proyectará cine doméstico a las 22.30 horas. l

Novo Mesoiro hizo estallar el “obús” en una noche festiva dedicada al rock más heavy