El Málaga se vuelve a atascar en La Rosaleda

el zaragocista abraham minero despeja ante la presión del malaguista francisco portillo efe
|

El Málaga se volvió a atascar en su estadio de La Rosaleda, al empatar (1-1) con un serio Real Zaragoza que, con el punto obtenido, toma una ligera brisa de oxígeno en la clasificación.

Lo mejor para el Málaga ha sido la reaparición del brasileño Julio Baptista, que ha vuelto a jugar tras estar quince meses de baja por lesión.

El equipo malagueño no gana en La Rosaleda desde el 22 de diciembre, cuando derrotó al Real Madrid (3-2).

Ayer pinchó ante un rival que se presentaba con el aliciente de dos exmalaguistas, Apoño, recuperado de una lesión muscular, y Movilla; y que ha roto el lastre de 463 minutos sin marcar entre Liga y Copa del Rey.

En el primer acercamiento del Zaragoza al área malaguista, en un centro de Álvaro, Hélder Postiga se adelantó a la defensa y marcó el 0-1 (m.13). A esta incidencia se unió la lesión del único lateral izquierdo del Málaga, Eliseu, que fue sustituido por Sergio Sánchez.

Cuando menos se esperaba, un centro de Gámez por la derecha, remató de cabeza Camacho y Paredes, según el asistente de Álvarez Izquierdo, tocó el balón con la mano, señalizando penalti, que transformó Isco (m.22).

El partido empezaba de nuevo con la superioridad en el centro del campo del Zaragoza y con pocos errores ante un Málaga, espeso, y con pocas ideas.

En la segunda parte el Zaragoza estuvo mejor que un Málaga totalmente desfigurado. Apoño lanzó una falta que se estrelló en el poste y el rechace le llegó a Movilla, solo, que lanzó fuera, en una ocasión franca.

El Málaga se vuelve a atascar en La Rosaleda