La posible unión con el municipio vecino divide a los políticos coruñeses

23 enero 2013 página 3 A Coruña.- Los alcaldes de A Coruña, Arteixo, Cambre, Culleredo y Oleiros cerraron ayer los cinco acuerdos que llevarán a sus respectivos plenos de febrero, y que servirán para el inicio de la gest
|

Hace poco más de una semana que el presidente de la Diputación, Diego Calvo, abría la puerta a nuevas fusiones de municipios en 2014 y en la lista de posibles anexiones surgía la opción de unir A Coruña y Arteixo. El martes, en una conferencia, la portavoz del PSOE reabría el debate al mostrarse totalmente partidaria de esta opción, que ayer generó división de opiniones entre los políticos coruñeses.
El alcalde y presidente del PP provincial, Carlos Negreira, apostó por la “coordinación y la colaboración” no solo de A Coruña con Arteixo, sino con todos los municipios del área. Aunque no dejó claro si se opondría o aceptaría una hipotética anexión llegado el momento, sí recordó algunos de los pasos dados en los últimos dos años por su gobierno para tratar de mejorar la relación con el área, como la sociedad conjunta que firmarán hoy en María Pita para la gestión de la depuradora de Bens.
Lo que sí hizo el alcalde fue cargar contra Barcón, a la que acusó de haber “dado la espalda a la mancomunidad”, ya que anteriores gobiernos socialistas no se reunieron con el ente “en 13 años”. También la acusó de oponerse a la fusión que llevó a cabo el PP entre Oza dos Ríos y Cesuras, “la única que se ha hecho en 40 años a pesar del PSOE”. “Uno no entiende a que vienen esos anuncios si no es para buscar un titular”, zanjó el regidor.

beneficios
Barcón volvió a defender ayer su postura de unir ambos municipios, al entender que la operación convertiría al Ayuntamiento en el de “mayor potencial económico y social del noroeste español”. La socialista ve este movimiento como una opción para crear empleo, “garantizar el progreso y el bienestar social”, y a modo de “aval de la fusión” recordó que A Coruña y Arteixo aportan el 40% del valor añadido bruto de Galicia: “Juntos sumamos más de 24.000 empresas, que a su vez representan el 30% de los ingresos de Galicia”.
La socialista asegura que el Ayuntamiento dispone de todos los mecanismos para realizar una consulta popular entre los ciudadanos para que se pronuncien sobre la anexión, ya que “las leyes estatales y las autonómicas” avalarían esa posible convocatoria de un referéndum. “Las fusiones tienen mayor sentido en áreas urbanas como la nuestra, donde los resultados son más evidentes”, añadió.
Por su parte, en el BNG entienden que la fusión “non é a solución” y creen que, antes de tomar cualquier decisión, A Coruña debería integrarse en el Consorcio das Mariñas, una medida que, pese a que el PP había prometido en campaña, no llegó a producirse y, según los nacionalistas, “á que agora se opoñen no goberno municipal”. “Cando o PP estaba na oposición, o partido do señor Negreira defendía a integración no Consorcio”, reiteraron.
En el BNG apuestan, además, por una “actuación conxunta de todos os concellos da comarca en clave metropolitana” frente a localismos.
En Esquerda Unida, su portavoz, César Santiso, califica de “demencial” que se hable ahora de una hipotética fusión entre A Coruña y Arteixo, en un momento en el que, recalca, “a xente ten que remexer no lixo para poder comer”. “Non é un debate que se ten que dar neste momento, nun momento de emerxencia social”, denuncia Santiso, que considera que iniciar una discusión política por este tipo de cuestiones “amosa un afastamento da cidadanía”. Cree, además, que poner en marcha la fusión supondría tal caos administrativo que no se podrían atender las necesidades básicas de los vecinos

La posible unión con el municipio vecino divide a los políticos coruñeses