Un golpe de timón

El Deportivo inicia esta tarde el segundo tramo de la primera fase de esta atípica Segunda B con la misma meta del ascenso, pero con un nuevo capitán al timón: Rubén de la Barrera. Un “cambio de rumbo”, según
|

El Deportivo inicia esta tarde el segundo tramo de la primera fase de esta atípica Segunda B con la misma meta del ascenso, pero con un nuevo capitán al timón: Rubén de la Barrera. Un “cambio de rumbo”, según lo definió Fernando Vidal, tras la destitución de Fernando Vázquez este lunes.

Los blanquiazules, que son segundos con 15 puntos, a seis de Unionistas, que empató ayer ante la SD Compostela (0-0), tienen que terminar entre los tres primeros de su subgrupo en esta primera fase para poder acceder a la fase que dará acceso al playoff de ascenso.

Un sistema de competición endiablado en el que están implicados 102 equipos pero solo uno, según ha admitido muchas veces Vidal, está obligado a vencer: el Deportivo.

Los coruñeses tienen que igualar e incluso, según lo que hagan sus inmediatos perseguidores, tener incluso que superar los puntos logrados en este inicial término del campeonato liguero.

 

Números hasta hora

Los herculinos lograron de la mano de Fernando Vázquez cuatro victorias: ante el Salamanca UDS (2-1), Unionistas (0-1), Coruxo (0-1) y Racing de Ferrol (1-0). Asimismo empataron con la SD Compostela (0-0), Guijuelo (0-0) y Pontevedra (1-1).

La imbatibilidad terminó con la derrota con el Celta B

(1-2) y el posterior traspié ante el Zamora (0-1). Además, el equipo, que en las siete primeras jornadas solo había encajado dos goles, sufrió tres dianas en dos partidos. A los problemas en defensa que ha venido sufriendo el Deportivo en los últimos tiempos, a los que tendrá que aportar alguna solución el nuevo cuerpo técnico, se suma la falta de puntería en el ataque. Los blanquiazules solo han marcado siete goles en nueve partidos, siendo uno de los equipos que menos tantos consigue, solo por detrás del Guijuelo (6), Coruxo (5) y el propio Salamanca UDS (4), noveno, octavo y décimo, respectivamente.

Un problema que no tiene que ver con las actuales bajas en la delantera (Miku, Beauvue y Diego Rolan) y que es un déficit que ya existía cuando los atacantes jugaban.

 

Recuperar el liderato

Los coruñeses, que llegaron a ser líderes en solitario, quieren volver a asaltar cuanto antes la primera plaza, que ostenta Unionistas, a dos partidos de distancia.

La actual situación por la pandemia invita a lograr el liderato cuanto antes por lo que pudiera pasar con la competición Los blanquiazules tienen también que vigilar a sus inmediatos perseguidores, un Pontevedra con 13 puntos y un partido menos y un Zamora, empatado, que es tercero.

Un golpe de timón