La Policía desarticula una banda que robó en casi treinta casas entrando por la ventana

el ideal gallego-2018-11-03-011-d54a66ea
|

Desde hacía varios meses, una banda de ladrones de pisos operaba en barrios alejados del centro como el de el Barrio de las Flores, Os Castros, O Castrillón o Eirís haciendo cundir la alarma entre los vecinos ante la ola de robos. Pero la semana pasada la Policía Nacional puso fin a sus andanzas con la detención de ocho sospechosos de nacionalidad española, vecinos de A Coruña, Culleredo y Cambre a los que se les achacan 29 robos. El Grupo de Delincuencia Organizada y Violenta de la Brigada Provincial de Policía Judicial se encargó de la investigación que reveló que solo uno de ellos había sido el ladrón. 

La razón es que empleaba el método del escalo, colándose por una venta de un chaló o un piso bajo “con gran pericia”. Sus cómplices se limitaban a asistirlo, recogiéndolo en un vehículo o trasladándolo a vender los efectos a casas de compra venta de joyas o tiendas de segunda mano. En otras ocasiones eran los propios cómplices los que vendían los objetos robados, por lo que se les atribuye un delito de receptación.

Los objetos que se sustraían incluían televisores de gran volumen, joyas, ropa y aparatos electrónicos, entre otros efectos.  Algunos de los detenidos habían llegado incluso a comprar los efectos al ladrón, aprovechando que se los dejaba a buen precio.

La investigación se inició hace aproximadamente cuatro meses, cuando los agentes especializados examinaron las denuncias y llegaron a la conclusión de que podían tener el mismo autor. En primer lugar, por el procedimiento: el robo con escalo no es habitual, sino que la mayor parte de los ladrones fuerzan la cerradura. Aquello les ofreció un sospechoso porque el ladrón cuenta con numerosas detenciones anteriores. De hecho, fue enviado a prisión por el Juzgado de Instrucción número Cuatro. Otra pista fue el hecho de que robaran electrodomésticos, como televisores, cuando la mayor parte de los ladrones se limitan a joyas y dinero en metálico, fácilmente ocultables.

Testigos 
La colaboración ciudadana fue esencial en el curso de la investigación. Los agentes localizaron a testigos de un robo que habían visto al autor saltando al interior de un chalé. En otros casos habían visto al autor entrar por una ventana y vecinos de otro robo habían sido testigos de cuando huía tras consumar el delito. 

Se siguen practicando gestiones para averiguar si los responsables pudiesen haber cometido otros robos parecidos y no se ha identificado todo el botín que han podido recuperar tras el arresto. Por tal motivo no se descartan nuevas detenciones.

La Policía desarticula una banda que robó en casi treinta casas entrando por la ventana