El coronavirus afecta a las rebajas de los comercios menos de lo esperado

Las rebajas en el centro mejoran las expectativas de los comerciantes | pedro puig
|

El sector del comercio se enfrenta desde finales del mes de junio a las primeras rebajas tras la pandemia del coronavirus. Si las grandes superficies, el comercio online y las multinacionales ya suponen una amenaza constante para los establecimientos de proximidad, ahora, en esta nueva época de saldos, las limitaciones de aforo, entre otras, hace que el escenario sea todavía más complicado.

El presidente de la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC), José Luis Boado, destaca la normalidad de las rebajas, al menos en las zonas menos céntricas, como Monte Alto. “La temporada está siendo muy normal, y es que el tiempo tampoco ayuda mucho, ya que hubo una semana de lluvias y frío y la siguiente de días de playa”, indica. Así, las ventas en los comercios de barrio “no han sido las habituales”, pero no ha habido “grandes aglomeraciones, algo que tampoco ha ocurrido en las grandes superficies”, dice.

En un área más demandada por la cantidad de tiendas, como es el centro, el presidente de la Asociación Zona Obelisco, Javier Mosquera, se muestra más optimista, y es que, tal y como reconoce, “las rebajan van mejor de lo esperado”. Si las expectativas no eran muy altas debido a la reciente paralización del sector por la pandemia, “los comerciantes sostienen que las ventas se reactivan poco a poco pero va mejorando y se aproxima más a la normalidad”, explica.

De esta forma, el interés de los coruñeses por acercarse de nuevo a los establecimientos comerciales es cada vez mayor, algo que “provoca que se regrese al comercio y que la gente gane confianza tras lo ocurrido”, comenta. Así, Mosquera ve cómo el sector repunta de forma progresiva, en contraposición de otros que están vivienda una etapa más complicada, como “el turismo”.

Mayor respaldo

El presidente de la FUCC valora el apoyo de los ciudadanos y aplaude el respaldo que han mostrado durante los últimos meses. “Con la reapertura de los centros comerciales no se notó una bajada de las ventas porque la gente sigue asistiendo al comercio de proximidad”, relata. Esto supone que el miedo que recorría los establecimientos comerciales de los barrios se haya alejado gracias a la confianza depositada. “Habrá que incentivar cada vez más a los coruñeses y hacer que sigan acudiendo a las tiendas más cercanas y, de momento, estamos viendo una buena respuesta por parte de todos ellos”, considera. Y es que el hecho de que ahora los desplazamientos sean más cortos ha provocado, según comenta Boado, que la tendencia de compra sea cada vez más “tribal”. “Los ciudadanos han descubierto los comercios de barrio, ya que ahora pasan más tiempo en la zona en la que viven y donde más tiempo comparten”, concluye. l

El coronavirus afecta a las rebajas de los comercios menos de lo esperado