El bosque se “recupera”

|

¿Quién fue el que dijo que el bosque no se recupera? Que se dé una vuelta por el entorno del embalse de Abegondo-Cecebre y haga una visita a uno de los establecimientos más emblemáticos de la década de los noventa del pasado siglo XX.
De la fauna, no existe constancia, pero lo que es la flora ha vuelto a apoderarse de un espacio que en su momento era bosque (monte, para los del lugar).
Aunque puede ser que los defensores a ultranza del medio ambiente acojan con algarabía que la naturaleza recupere un espacio que hace ya más de 30 años le pertenecía, eso no implica que darse una vuelta por lo que fue El Bosque (el complejo hostelero, no la novela de Fernández Flórez) deje un poso amargo.
Aparte de haber sido objeto de un devastador incendio hace apenas un año, cuyas causas todavía son una incógnita, con un simple vistazo se puede calibrar que cuando se clausuró se hizo con prisas y casi corriendo. Nadie parece haberse preocupado por retirar el mobiliario, salvo los vándalos. Hay restos de entradas, calendarios e incluso alguna que otra nota manuscrita en la que es imposible descifrar lo que en su momento quiso transmitir.

fuego
Para añadir más melancolía a un lugar que fue el centro de ocio por antonomasia de la comarca coruñesa los viernes y los sábados, el fuego tampoco tuvo con él un comportamiento admirable, precisamente.
Las llamas se cebaron con un inmueble que dio cobijo a, seguro, centenares de episodios de amor. Muchos de ellos, fijo, con un final similar al de El Bosque. Algún emprendedor quiere darle una alternativa al local pero hasta la fecha ningún proyecto se ha materializado. Dinero, dicen, es lo que hace falta.

El bosque se “recupera”