“Vamos a crear una empresa de reciclado de ropa en la sede de Reyes Magos”

El Ideal Gallego-2015-11-15-001-07e28292
|

Convive a diario con la pobreza y la peor cara de la crisis, pero el director de Cáritas Interparroquial, Vicente Iglesias, no desfallece y lidera nuevas iniciativas.

Mantienen el ropero cerrado por obras, ¿habrá un nuevo uso para esas instalaciones? 
En realidad pondremos en práctica un nuevo planteamiento de la recogida y entrega de ropa. El ropero es uno de los primeros servicios que prestamos pero entendemos que la casuística cambia y a veces incluso hay que colocar carteles de que no se necesita ropa hasta nuevo aviso porque se saturan. Los que acuden a nosotros lo hacen por otras necesidades antes que la de la ropa y, por ello, vamos a crear una empresa de reciclado con las aportaciones para contratar gente de cara a la inserción social. Aún así no desatenderemos el voluntariado. 

¿El reciclado se realizará en Reyes Magos? 
Una parte sí: se limpiarán y clasificarán las donaciones. La ropa que no vale se trasladará a una nave centralizada en Santiago, porque el proyecto incluirá a la capital y a Pontevedra, y desde allí se venderán a quien se dedica a comprar esos restos para acciones industriales. Eso nos dará ingresos para seguir trabajando  y pagando al personal.

¿Qué ocurrirá, entonces, con el reparto de prendas?
Vamos a abrir una tienda solidaria en cada ciudad. Aquí contaremos con dos personas que llevarán un establecimiento en el que se podrá atender a la gente que quiere comprar ropa reciclada o de segunda mano.

¿Y los usuarios habituales? 
Ellos podrán ir a por la ropa mediante un canje por un vale. Los servicios sociales o nuestras parroquias atenderán a los beneficiarios e, igual que les damos un vale para ir a la compra o para que no paguen las medicinas, se lo daremos para la tienda solidaria. Así también dignificaremos un poco esa función de ropero.

¿Qué fechas manejan? 
Creo que en enero vamos a poder tener todo listo en el antiguo ropero para que funcione como centro de recepción y, a partir de ahí, buscaremos un local comercial. Tenemos varios en el punto de mira pero nos ceñiremos a alguno que no sobrepase los 800 euros al mes de alquiler. El último paso, cuando tengamos la autorización municipal, consistirá en la instalación de contenedores de donación delante de los atrios parroquiales o dentro de algún centro comercial porque se les ofrecerá una facilidad a los coruñeses. Esas serán las novedades del próximo año. 

Con la reforma y el cambio de uso, ¿habrá reparto de regalos de Navidad como todos los años?
Lo habrá. Acabamos de dar el visto bueno a los carteles que van a poner en las parroquias y la gente o empresas ya pueden entregar los juguetes en el ropero de Reyes Magos, pese a las obras, y a poder ser pedimos que sean nuevos. En diciembre las trabajadoras sociales analizarán las necesidades de las familias a las que atendemos e, inaugurado el nuevo local, serán las primeras en verlo porque los regalos se repartirán allí sobre el día tres. El año pasado atendimos a 240 familias y les entregamos cosas para 521 niños.

El Ayuntamiento planea implantar una Renta Social Municipal en 2016. ¿Cáritas Interparroquial tiene alguna implicación en el proyecto?
Más que un vínculo, se nos está invitando a acudir a reuniones junto con Padre Rubinos, Cruz Roja... para que demos nuestras opiniones sobre esa renta. Es de suponer que con nuestros apoyos y el de algún partido político más se pueda llevar adelante. Eso en 2016 sería un impulso enorme para erradicar el momento tan grave que están pasando muchas familias que aún no encontraron la recuperación prometida.

¿Será una medida exitosa? 
Si se pone en marcha con un presupuesto relativamente importante se podrán atender muchas demandas que a lo mejor ahora ni siquiera desde Cáritas podemos atender. Nosotros apoyamos la iniciativa porque significará que nuestros usuarios se vean atendidos y se cumplirá, además, la finalidad de que sean los organismos públicos los que ayuden. Subsidiariamente seguiremos atendiendo lo que sea necesario.

¿Habrá una reducción de usuarios en su entidad? 
Algunos se derivarán al Ayuntamiento pero también habrá gente con dificultades para conseguir el papeleo, que esté esperando documentos de extranjería, que tenga deudas municipales como el IBI y no pueda conciliar la ayuda debiendo dinero. Además, hay algunas personas que ven rechazada una ayuda pública porque en su domicilio también están empadronados los abuelos y ellos cobran una renta. 

Es decir, no les va a faltar trabajo.
Cáritas siempre va a estar ahí con los brazos abiertos para escuchar, asesorar y ayudar en lo que sea posible o derivar a las personas a los organismos públicos. Por ejemplo, aquí siempre tendremos transeúntes porque para pedir la ayuda tienes que llevar empadronado seis meses en A Coruña y ellos no acougan. Creo que aquí no nos va a faltar trabajo pero si compartimos los recursos con el Ayuntamiento va a ser mucho más llevadero. 

¿Cuál es la situación actual de atenciones y usuarios? 
Seguimos haciendo la labor asistencial pero muy centrada en lo que no hacen otras entidades. Si ya existe una que da comidas calientes y otra que aporta productos alimenticios, nosotros nos volcamos en el pago de la habitación, del alquiler de la vivienda, de los recibos complementarios, la comunidad de propietarios, las reparaciones y las ayudas de emergencia mientras las personas no empiezan a cobrar la Risga. Hasta el 31 de octubre en Atención Primaria atendimos a 1.278 familias.

“Vamos a crear una empresa de reciclado de ropa en la sede de Reyes Magos”