Javier Losada | “Nunca antes un Gobierno había dado una respuesta económica y social tan contundente a una crisis”

El delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, en su despacho de A Coruña | JAvier Alborés
|

Es médico, pero la peor crisis sanitaria de los últimos años le ha tocado administrarla como político, desde la Delegación del Gobierno en Galicia. Noventa días en los que se priorizaron vida y salud frente al Covid-19. Ahora el reto es económico y pasa por “reconstruir y relanzar” España.

¿Cómo se enfrenta un político a la gestión de algo tan desconocido como el Covid-19?

Hay que enfrentarse con prudencia, escuchando a los que tienen un mayor conocimiento, en este caso los epidemiólogos y los que investigan sobre el virus, y después seguir unos criterios de actuación lo más coherentes posible, con capacidad para cambiar ante cualquier imprevisto, porque lo desconocido conlleva algo inevitable, y es que puede obligar a hacer cambios para adecuarse a la realidad que surge.

¿En que momento es consciente de que lo que está ante una situación que va a cambiar para siempre la vida de la población?

Creo que hay un momento en que todos nos damos cuenta y es cuando el Gobierno de España establece que es necesario decretar un estado de alarma y un confinamiento con una serie de medidas de una gran dureza desde el punto de vista social, familiar y cívico, donde la responsabilidad individual como ciudadano emerge como una de las virtudes más necesarias para combatir el virus. Ese es el momento en que todos los españoles nos damos cuenta de la situación y, en este sentido, considero que la sociedad actuó de manera ejemplar. Este virus lo venció la sociedad española.

¿Qué aportó Galicia desde la Delegación del Gobierno?

Lo más importante para Galicia fue el confinamiento decidido por el Gobierno de España. El estado de alarma decretado en su momento hizo que el virus tuviese muchas dificultades para encontrar receptores, aunque por desgracia hemos tenido víctimas, y quiero recordarlas, porque nos acompañarán siempre. Pero el confinamiento evitó que se viese desbordada la capacidad sanitaria de la Xunta. Gracias a esas medidas, a los reales decretos aprobados en las semanas posteriores, incluso cuando se adoptó aquel confinamiento más estricto, coincidiendo con las celebraciones de Pascua, en Galicia no se vivió una situación tan dramática como en otros puntos de España. En cualquier caso, tuvimos problemas importantes en las residencias, y ahí estuvo el despliegue del Ministerio de Defensa, que coordinamos desde la Delegación. Hemos estado trabajando desde todos los ámbitos dando consejos, ayudando y cooperando con la comunidad para conseguir, dentro de la unidad de acción, que la pandemia fuese lo menos grave posible en Galicia.

Otra de las tareas importantes que desarrolló la Delegación en Galicia consistió el la distribución de material sanitario cuando existió cierto desabastecimiento en toda España ¿Cómo es el proceso para hacerse con el material y a continuación proceder a su reparto?

Es un proceso complejo. En aquel momento, al tratarse una pandemia global, todos los países del mundo buscaron material. Nosotros establecimos una línea de actuación de compra coordinada con las comunidades, se consiguieron millones de mascarillas, de litros de hidrogel... Manteníamos una línea diaria de suministro.

También se tuvieron que aplicar medidas importantes para minimizar la crisis económica...

El Gobierno de España puso el marcha la mayor respuesta que se conoce en la historia moderna de nuestro país. No ha habido ningún Gobierno, ni socialista ni popular, ni progresista ni conservador, que haya dado una respuesta económica y social tan contundente a una crisis, y le concretaré algunas cifras: en estos noventa días de pandemia, el Gobierno de España le transfirió a la Xunta 2.000 millones. Como si hubiésemos construido cada cien días cinco Chuac. Hemos dedicado 690 millones para que 277.000 personas cobrasen su ERTE, y 158 para que 87.000 autónomos ingresasen todos los meses... A todo esto se suman aportaciones orientadas a garantizar las necesidades básicas de las familias. Y entramos en una nueva normalidad con una de las medidas más importantes, la que cierra el ciclo de cómo un gobierno socialdemócrata gestiona una crisis, que garantiza pensiones, que garantiza la sanidad universal, educación y atención a la dependencia, y que ahora pone en marcha la renta mínima universal, para que nadie quede atrás y aquellos más vulnerables (40.000 hogares en Galicia) puedan percibir entre 460 y 1.000 euros al mes para poder tener una vida justa. Primero se luchó por la vida y ahora tratamos de reconstruir el país para que nadie quede atrás. Para que de esta crisis –en contra de lo que ocurrió con la de 2008– salgamos reforzando la sanidad y la educación, apoyando a los que más lo necesitan y garantizando a las comunidades autónomas sus ingresos. Fíjese, en la crisis que gestionó la derecha se recortaron transferencias a las comunidades y en esta crisis se reparten a fondo perdido 16.000 millones de euros para que las comunidades puedan garantizar la atención sanitaria, la educación y la actividad económica.

¿Cómo llevó las críticas a la gestión del Gobierno y los desencuentros entre administraciones, con la Xunta de Galicia?

Ni por en Galicia no habrá visto ni una crítica a la gestión del señor Feijóo. Entendemos que intentó hacerlo lo mejor posible. Me sorprendió la actitud de confrontación permanente, pero creo que los gallegos han podido comprobar que hay un Estado fuerte.

¿Es seguro votar el 12-J?

La Xunta, que es la administración con competencias, va a poner todo de su parte para que así sea, y como tiene que ser tras la decisión de convocar las elecciones, pero en lo personal, y es solo mi opinión, creo que los gallegos están ahora preocupados por otras cuestiones, no por la campaña.

Javier Losada | “Nunca antes un Gobierno había dado una respuesta económica y social tan contundente a una crisis”