La oposición ve la mala gestión de la Marea reflejada en la Cuenta General

La Marea recibió críticas por su gestión | p.g. fraga
|

El pleno volvió a reprobar la gestión del Gobierno local, en este caso durante el debate sobre la Cuenta General del año pasado, a la que iban aparejadas 352 facturas irregulares por valor de 14,5 millones de euros. El documento salió aprobado con el apoyo del BNG, el rechazo del PP y la abstención del PSOE.
Como ya había anunciado la semana pasada, el Partido Popular fue el más crítico con el documento relativo al último ejercicio económico municipal. 
El edil Roberto Coira señaló que la situación de los recibos es un “escándalo”. “No se puede gestionar de esta manera, hace falta un cambio de manera urgente”, dijo el concejal, quien acusó al Gobierno municipal de “desidia y descontrol”.
Mientras, Coira hizo referencia a unas declaraciones por parte del Gobierno local en las que se aseguraba que la existencia de facturas con reparos de intervención son “algo normal na administración” y explicó que para ellos son algo “paranormal”. Al mismo tiempo, señaló que la formación popular presentará un escrito ante el Consello de Contas para denunciar los hechos.
Por su parte, Eugenia Vieito, concejala de Hacienda, defendió los datos presentados en la cuenta y justificó la existencia de facturas irregulares con que también se daban en anteriores mandatos. 
En este sentido, indicó que en 2016 buena parte corresponden al contrato de mantenimiento de parques y jardines sobre el que pesaba un recurso interpuesto por el Gobierno local.
Por su parte, José Manuel García, portavoz socialista, destacó los datos de ejecución referentes a varios aspectos y que consideró que son el reflejo de la gestión municipal. La renta social, la pavimentación de vías, la rehabilitación de viviendas, la dinamización del comercio, la formación para el empleo o el chabolismo fueron algunos de los aspectos sobre los que cree que se  presentaron unos “parámetros históricos en la cuenta” por su baja ejecución.
Mientras tanto, la portavoz del BNG, Avia Veira, solicitó que se ponga fin a la presencia de facturas irregulares por parte del Gobierno local.

Fuera de tiempo 
Otro aspecto muy criticado fue que el documento fuese presentado fuera de plazo por tercer año consecutivo. Este aspecto fue ensalzado por todas las formaciones de la oposición.
“Por tercer año consecutivo  se presenta sin cumplir los plazos formales que establece la ley, parece que no les gusta mucho cumplir las normas”, dijo Roberto Coira al equipo de gobierno.
La cuestión no pasó desapercibida para las otras formaciones de la oposición y José Manuel García aseguró que la Cuenta General parecía “un documento histórico” por su retraso. Además, el portavoz socialista indicó que al producirse tarde la presentación del documento “difícilmente podemos hacer lo que tocaría si estuviese en plazo” y destacó que ya no se “puede corregir”.
Avia Veira recordó al equipo de gobierno que no se trata de la primera vez que la Cuenta General se presenta fuera de plazo y además mostró su malestar debido a que el Ayuntamiento continúe trabajando con determinadas entidades bancarias después de haber prometido durante la campaña electoral que no llevaría a cabo acciones con bancos que colaboren en desahucios.
“Volven repetirse dúas cuestións, fóra de plazo e segue recollendo operacións de crédito coas mesmas características que o ano pasado”, aseguró Veira, quien centró su intervención en criticar al Gobierno local por seguir llevando a cabo actuaciones con entidades bancarias que ejecutan desahucios. En la misma línea se expresó José Manuel García. “Hoy seguimos con entidades que hacen desahucios y la banca ética ni está ni se le espera”, aseguró el líder socialista, quien animó a la Marea a cambiar este aspecto.

Período medio de pago
Otro aspecto que provocó protestas por la gestión municipal fue el cambio en el calendario fiscal, acompañado por varios incumplimientos en el período medio de pago a proveedores.
Roberto Coira señaló que la modificación del calendario de abono de tributos “no valió la pena” y que quedó demostrado que “no era necesario”. l

La oposición ve la mala gestión de la Marea reflejada en la Cuenta General