Didier Moreno: “Puedo dar un poco más y es lo que busco para volver a jugar”

El colombiano ha disputado esta temporada a las órdenes de Natxo doce partidos, seis como titular, tres de ellos, completos | cabalar (efe)
|

“Muy creyente”, cercano y humilde, a sus 27 años no pasa por alto cuánto le costó llegar a la profesionalidad desde sus primeros pasos en Pizarro, un pueblo de la costa pacífica de Colombia.


Desde el fútbol, pero más allá del juego, transmite un mensaje solidario en una entrevista a Efe, mientras intenta mejorar para acceder de nuevo a la titularidad en el conjunto herculino. “Soy de un pueblo en el que solo se estudia primaria. Después, tienes que irte a la capital a seguir tus estudios. Yo me voy con 10 años, estoy rodeado de familiares, no de mis padres, pero sí con mi hermano mayor, y a los 13 o 14 años tomo la decisión de jugar fútbol, que ya tenía desde niño”, recuerda.


“Ya están mis padres conmigo, se me da la oportunidad de ir a Bogotá y salgo a muy corta edad a pasar momentos que quizás no tenía necesidad de haberlos pasado, pero a la vez sí la tenía para tener un aprendizaje y para que se me diera lo que yo quería. Fueron momentos tristes, duros, pero hoy en día son de mucho aprendizaje y enseñanza, para valorar”, confiesa.


Desde una posición privilegiada que se ha labrado en el césped, Didier Moreno no echa balones fuera. “Soy de los que digo que al que está necesitado hay que ayudarle, porque no quiero que algún niño pase por las condiciones que yo pasé teniendo la oportunidad de echarle una mano. Hoy en día estamos en una sociedad un poco egoísta, no brindamos oportunidades, los Gobiernos no dan el apoyo que se requiere, aunque hablar de eso está de más”, sostiene.


De Colombia, desde donde llegó el pasado verano procedente del Independiente de Medellín cedido con una opción de compra, echa de menos a “la familia, la gastronomía y el calor” de sus paisanos.


Aunque ha despedido el año siendo descartado en los dos últimos partidos, el balance que hace de sus primeros meses en Europa es positivo.


“Estoy notando una gran evolución, y me siento tranquilo y feliz por eso, adaptado a la ciudad y el equipo y esperando que todo siga mejorando”, apunta sin obviar que “puede dar un poco más” y es lo que está “buscando” para “volver a jugar”.


No solo se ha tenido que adaptar a otro continente, otras costumbres, otro estilo de juego, también a un sistema peculiar con rombo en el centro del campo.


“Yo tengo que adaptarme al sistema y no al revés. Hemos ido corrigiendo movimientos. La posición la conozco porque en los tres primeros partidos de la temporada en Colombia jugué ahí, aunque anteriormente venía desempeñándome como el pivote del equipo”, precisa.


Además, juega en la posición con más competencia, algo que, lejos de presionarle, le motiva: “Todos los jugadores soñamos con estar en equipos con alto nivel competitivo. Eso es muy bueno porque te exige más”.
2018 ha sido, para él “un año bastante fructífero, excepcional”, en el que recibió “muchas bendiciones”.


“En el primer semestre, en Colombia, tuve muy buen desempeño; en el segundo, se me da la oportunidad de cumplir un sueño que es venir al fútbol europeo y en poco tiempo debutar con la selección absoluta”, señala.
Reconoce que “la despedida de Medellín”, donde capitaneaba a Independiente, “fue triste” pero a la vez le produjo “mucha felicidad al saber que tanta gente” le quería.


“Llevo a esa hinchada en mi corazón, los recuerdo siempre y estoy pendiente de esa institución. Después, debutar con la selección es un momento indescriptible y el fichaje por el Dépor fue maravilloso. Todos los momentos son relevantes”, aclara.


Ahora está inmerso en el proyecto de “ascender con el Deportivo”, el “sueño” que busca el equipo tras haber perdido la categoría el curso pasado, si bien advierte de que eso no garantizaría su continuidad en la plantilla.
No obstante, está concienciado para conseguir convencer al club. Nada ha sido “fácil” para él en la vida, tampoco en el fútbol.


“En los inicios tuve que superar momentos difíciles, dar un paso atrás para impulsarme. Después del Mundial sub-20, llego a (Independiente de) Santa Fe, pero no juego, salgo del radar del fútbol colombiano, tuve que ir a un equipo más pequeño (Atlético Huila) para impulsarme y las cosas salieron bien”, rememora.


Al Deportivo llegó reforzado futbolísticamente, con un papel de líder en Independiente de Medellín que poco a poco quiere también tener en A Coruña.


“Creo que me he ganado un gran espacio en el grupo, el cariño de compañeros y cuerpo técnico y siempre trato de aportar tanto dentro como fuera. En Medellín era un referente, líder y capitán, y era más notorio mi liderazgo, pero líderes somos todos”, aclara Didier Moreno, un ejemplo de superación que en el Deportivo ha disputado esta temporada a las órdenes de Natxo doce partidos, seis como titular y tres de ellos, completos.

Didier Moreno: “Puedo dar un poco más y es lo que busco para volver a jugar”