El reloj floral de Méndez Núñez sufre más de 30 ataques vandálicos al año

La aguja se había reinstalado hacía menos de 24 horas | javier alborés
|

Habían pasado algo menos de 24 horas desde que las agujas del reloj floral se habían instalado de nuevo cuando fueron objetivo vandálico durante el botellón que se celebró durante la noche de Halloween. El minutero amaneció doblado, lo que obligará a devolverlo al taller del que acababa de salir. Pura rutina: fuentes bien informadas señalan que al cabo de un año, el reloj puede sufrir más de 30 atentados, de manera que está más tiempo sin funcionar que en activo.
El alcalde, Xulio Ferreiro, evitó hacer ninguna declaración terminante sobre el último episodio vandálico y el estado en el que había dejado el reloj. “Haberá que reparalo”, comentó. En cuanto a la circunstancia de que precisamente acababa de ser reparado, se limitó a pedir un comportamiento cívico a la población de la ciudad que “maioritariamente, o teñen”. El regidor añadió que hay que darse cuenta de que este tipo de actos le pueden parecer a alguien “moi entretidos a certas horas da noite” pero que, al final, redundan en la imagen que ofrece la ciudad además de en el propio erario municipal.


Lo que no ha trascendido es cuánto le cuestan al erario público los repetidos intentos de los vándalos de detener el tiempo y evitar así que la fiesta acabe. Por un lado, los daños en el reloj floral suelen centrarse en las agujas, que resultan bastante fáciles de reparar si solo se han doblado. En cambio, si las rompen, eso obliga a soldarlas, lo que eleva considerablemente el precio. A veces consiguen romper el eje o, más raramente, el mecanismo, con lo que la factura sube.
Mucha actividad nocturna
En cuanto a la prevención de esta clase de actos, el alcalde recordó que existe un control policial de la actividad nocturna en la ciudad pero “esta cidade ten moita actividade nas vésperas de festivos e nas fins de semana e non sempre se está cando se producen estes actos”.
Por otro lado, durante el mandato de Carlos Negreira, el Ayuntamiento instaló cámaras de vigilancia en Méndez Núñez. Fue en junio de 2012, cuando el anterior Gobierno local se vio obligado a instalarlas después de que una oleada de actos vandálicos hiciese necesario repararlo repetidas veces durante ese verano. Sin embargo, que se sepa, nunca se ha impuesto una sanción a raíz de las imágenes recogidas en esas cámaras.

El reloj floral de Méndez Núñez sufre más de 30 ataques vandálicos al año