Reportaje | Viajes en dos ruedas para conocer el mundo a fondo y aportar un granito de arena

|

Damián Tuset es un arteixán de 32 años que recorre el mundo sobre dos ruedas para conocer “a fondo” cada país, sin seguir los consejos de las guías turísticas. Hace siete años decidió empezar a viajar con su bicicleta a cuestas para poder disfrutar de la naturaleza y el trato personal de los nativos, una actividad que ya lo ha llevado por Cuba, Marruecos, Holanda, Camboya y Vietnam, entre otros.
Su última expedición, de la que acaba de regresar, tuvo lugar en India, donde también buscó tiempo para ayudar a los demás. “Levaba anos viaxando en bicicleta e recibindo un trato excepcional da xente, moitas veces de xente con moi poucos recursos. Sentíame en débeda porque todo o mundo foi sempre moi hospitalario comigo e pensei que na seguinte viaxe tiña que facer algo por eles e deixar a miña pegada”, explica Tuset, quien contactó antes de partir con la ONG coruñesa Semilla para el cambio, que realiza proyectos con mujeres analfabetas en India.
Tuset cruzó el país desde Jaisalmer –la Ciudad Dorada–, en el oeste, hasta Benarés –Varanasi–, donde conoció a la directora de la entidad benéfica y las labores de formación que llevan a cabo con niños y mujeres. A ellas, “un colectivo totalmente esquecido na India”, dice, donó material didáctico y de manualidades por valor de 400 euros, además de colaborar en las tareas de la asociación.
 

Altruismo
La donación fue posible gracias al bar arteixán La Ventana y la marca de bicicletas artesanas 7 Varas (A Laracha). “A bici é de bambú, unha peza feita a man que non se ve todos os días, e en 7 Varas deixáronma a metade de prezo. Paguei 600 euros e, á volta da India, no bar La Ventana mercáronma por 1.000 euros para sorteala entre os clientes este Nadal. Eses 400 euros que lle gañei foron para adquirir material e doalo á ONG”, explica el ciclista, que forma parte de la asociación deportiva Jarnachas.
El “cicloturista” asegura que esta “é a mellor maneira” de descubrir un territorio. “O que máis me gusta de viaxar así é interactuar coa xente, ver a realidade e superar as dificultades por ti mesmo, abríndote aos demais”, dice Damián Tuset, quien asegura que entre sus pasiones se encuentran la aventura, los idiomas, el deporte y la historia y que este tipo de viajes “serven para mesturar todo iso”.
Su experiencia más larga de este estilo ha sido, precisamente, en la India, donde pasó 35 días –23 en ruta y 12 con la ONG–, y de ese país le llamaron la atención, sobre todo, los colores y los olores, además de la espectacularidad de sus monumentos y la hospitalidad de los pueblos. “Ás veces peléxanse uns cos outros por axudarche”, indica.
Ahora, con cinco kilos menos –“o segundo día alí xa botei todo fóra, é un país difícil de dixerir”, bromea–, Damián Tuset busca nuevos destinos para conocer en dos ruedas el año que viene. “Téñolle ganas a América do Sur”, avanza.

Reportaje | Viajes en dos ruedas para conocer el mundo a fondo y aportar un granito de arena