Ferreiro cree que el desencuentro con el PSOE fue una situación puntual

Los jóvenes presentaron al alcalde sus trabajos, que versaban sobre diferentes materias | javier alborés
|

Un bache en la relación. El alcalde, Xulio Ferreiro, considera que el desencuentro de la semana pasada entre el Gobierno local y el Partido Socialista sobre un nuevo cambio en las cuentas responde a una coyuntura momentánea y que no debería tener mayor recorrido. “Agardemos que sexa simplemente un desencontro puntual”, dijo.
La armonía del último medio año entre ambas formaciones desapareció por unos días, aunque el regidor espera que las aguas vuelvan a su cauce y sacar adelante el presupuesto del próximo año.
“En toda relación hai momentos mellores e peores, isto efectivamente non axuda”, reconoció Ferreiro, quien recurrió a un mensaje que ya utilizó en varias ocasiones: “Sempre dixen que a confianza se tarda moito en constuir e se pode caer fácilmente”, afirmó antes de apuntillar que espera que no sea así.
El alcalde explicó que por su parte hará lo “necesario” para que el desencuentro se quede en una anécdota y que no sea el origen de un deterioro en la relación entre ambos grupos.

Reparto final
Estas declaraciones se produjeron unos minutos antes de que la Comisión de Hacienda aprobase el nuevo documento del modificado de crédito. Ahora, y tras acceder a las peticiones del PSOE, cinco millones de euros serán para realizar diversas inversiones de carácter sostenible, mientras que 4,5 serán para amortizar deuda municipal. Ante el resultado final, Ferreiro afirmó que sigue pensando que “non é boa idea” reservar tanto dinero para cancelar el dinero que se debo.
La aprobación se produjo después de que la Marea contase con el apoyo del Partido Socialista, que en la anterior ocasión se había abstenido, mismo sentido del voto que mantuvieron ayer el Partido Popular y el BNG. Además, el PSOE ya avanzó que apoyará el documento en el pleno extraordinario que tendrá lugar esta mañana.
El portavoz socialista, José Manuel García, explicó después de que se celebrase la comisión que considera positivo que se haya impuesto “el sentido común” en la negociación y que con este nuevo reparto se dará respuesta a dos necesidades que tiene la ciudad en estos momentos.
Los socialistas defendían que al menos la mitad del dinero total que se transferirá a través de este cambio en las cuentas debía ser para amortizar la deuda de la ciudad, que es cercana a los 70 millones de euros, ya que de lo contrario este se mantendrá en los mismos niveles y tendrá que encargarse la formación que obtenga el poder en las elecciones de 2019.
Además de los 4,5 millones de euros para reducir deuda, finalmente otros 5 serán para varias inversiones, catorce, mientras que la mayoría de las que se quedaron fuera se incorporarán al presupuesto del próximo año, aunque en la reunión no se anticipó cuáles serán.
Esta opción fue una medida que ofreció el PSOE en las negociaciones, ya que aviso a la Marea de que lo apoyaría en caso de que decidiesen actuar de esta manera. La adquisición de software o algunas medidas energéticas en edificios municipales fueron algunas de las descartadas.

Ferreiro cree que el desencuentro con el PSOE fue una situación puntual