Lux mantiene la esperanza

Lux, con muletas, en el aeropuerto de Alvedro quintana

Apoyado en muletas, con más ánimo que cuando abandonó el césped de El Arcángel con lágrimas en los ojos. Mirando hacia delante, con esperanza. Así aterrizó Germán Lux en el aeropuerto de Alvedro. Esperanzado y optimista, con poco dolor, pensando ya en lo que determinen las pruebas médicas a las que hoy será sometido.
“Encontrarme, me encuentro bien, con muy poco dolor”, comentó antes de desplazarse a Riazor, donde fue examinado por el traumatólogo que atiende este tipo de lesiones, Rafael Arriaza.
La hora de la verdad llegará con los exámenes de hoy, a los que llega animado. “Sinceramente, me encuentro bien, pero no sé qué va a pasar”, insistió el guardameta.
Lux reconoció que “la esperanza” la tendrá al menos “hasta después de los estudios” que se le practiquen.
“Tengo que ser optimista y esperar lo mejor”, indicó el futbolista. En el mejor de los casos, será una distensión sin rotura de fibras, una lesión que recientemente tuvo el jugador del Athletic de Bilbao Iker Muniain. Si se confirma esa dolencia, el portero podría estar a disposición de Fernando Vázquez en menos de un mes. Toca madera para que sea así, consciente de que puede haber una lesión más grave.

Lux mantiene la esperanza

Te puede interesar