Febrero trae la cuarta alerta roja del año a la costa, con olas que podrían alcanzar los once metros

GRA035 VALDOVI�O (A CORU�A), 31/01/2014.- El oleaje en la costa de Valdovi�o comienza a notarse debido a un frente trae que a Galicia una jornada de cielos cubiertos con lluvias abundantes en la v�spera de otro fin de semana de mal tiempo que se s

Galicia estrenará el mes de febrero con una nueva alerta roja en toda su costa, la cuarta en 2014, que supone el nivel máximo de riesgo, con la previsión de olas de hasta 11 metros en la costa coruñesa en un invierno que está siendo particularmente duro, con la lluvia como constante, muy a menudo y en forma de granizo, y sobre todo, por los temporales en el mar.
La responsable es una profunda borrasca situada en las Islas Británicas, sobre Irlanda, que se desplazó al oeste y alcanza de lleno a Galicia en su extenso radio de acción.
La peor parte volverá a estar en el mar. La alerta roja meteorológica que anuncia el boletín de Meteogalicia se activará el sábado y se prolongará hasta la tarde del domingo. Entre las 06.00 y las 12.00 horas será naranja con olas de 5 a 8 metros, y pasará a roja a mediodía.
La dirección xeral de Emerxencias de la Xunta recomienda limitar o extremar la prudencia en los desplazamientos por carretera, suspender las actividades al aire libre y sobre todo, evitar los diques y rompientes.
El continuo azote de las borrascas desde el mar ya dejó un reguero de sucesos en las últimas cuatro semanas.
La tarde de Reyes, el 6 de enero, una ola gigantesca se llevó a tres miembros de una misma familia en el faro de Meirás, en A Frouxeira, en el municipio litoral de Valdoviño.
Estaban al borde de un acantilado a muchos metros sobre el nivel del mar.
El Atlántico solo devolvió uno de los tres cuerpos mientras que los otros dos, los de Juan Carlos Bedoya y su hija Patricia, siguen desaparecidos.
El mar también se llevó a un percebeiro furtivo en Ribadeo, en la costa de Lugo, al que siguen buscando por tierra en la zona de Rinlo.
Otras dos incidencias graves afectaron a dos cargueros en ruta frente a las costas de Galicia a los que sorprendió el temporal.
El primero fue la gabarra “Prima”, que iba en lastre, es decir, sin carga, hacia Letonia. Su remolque falló, ambas naves quedaron a la deriva y la gabarra encalló hace 15 días en la costa de Camariñas, donde continúa. Sasemar evacuó a sus tripulantes.
Los técnicos del puerto de A Coruña tardaron una semana en poder acceder al buque para extraer los 300 litros de gasoil que aún contenían sus tanques y que se estaban filtrando al mar.
La Capitanía Marítima le reclama al armador del ‘Prima’, o a su aseguradora, una fianza de 750.000 euros para retirar la nave encastrada en A Costa da Morte.
El segundo remolque agónico lo protagonizó esta misma semana el ‘Abis Calais’, un mercante holandés con 8 tripulantes y 5.000 toneladas de madera encima que se quedó sin gobierno el lunes a unas 12 millas al norte del cabo Prior, en la costa ferrolana. n

Febrero trae la cuarta alerta roja del año a la costa, con olas que podrían alcanzar los once metros

Te puede interesar