El arte encuentra la horma de su zapato

|

El Ideal Gallego-2011-07-08-016-061a8de8

Reportaje de m.g.m.

ramón álvarez colección “andante”

Ramón Álvarez asegura que recibe una interpretación al día de sus hormas de zapatos y lo que empezó siendo una colección particular se ha convertido en menos de dos años en una convocatoria a la que se han sumado cerca de 300 artistas de distintas disciplinas.
Todo empezó en Allariz, cuando el arquitecto se topó con las primeras hormas, las originales, que estaban apiladas en su casa familiar. Entonces pensó que ellas podían ser arte en las manos de pinceles y escultores y después de que Acisclo Manzano y Xaime Cabanas decorasen su propiedad con versiones de sus plantillas, la idea traspasó la frontera de lo privado y se hizo pública.
Se trataba de hacerle un pequeño homenaje a la tierra ourensana, rica en zapateros expertos, sin poner más condición que la de que las piezas tenían que ser un regalo. De esta forma, Álvarez reunió propuestas como postalillas por el boca a boca y el interés que despertaron las molduras entre la comunidad artista.
Hoy, más de 180 descansan en el Macuf. Aquí están las hormas de pintores, escultores, arquitectos, fotógrafos, modistos y hasta de peluqueros. Pero como no pueden estar todas colgadas, Álvarez inaugurará en menos de un mes una segunda muestra en la ciudad, en Lledó Iluminación, que tratará sobre las nuevas formas de iluminar el arte.
En este sentido, su colección “Andante” llama la atención de foráneos y centros de Dallas, Santa Ana y Tokio ya le han solicitado a Álvarez que las plantillas salten de continente. Uno de los autores que se ha sumado recientemente al listado es el diseñador José Matteos. Él se inspira en los años 70 y lo vintage para retratar a la modelo gallega Sandra Varela con horma incluida.
El Ideal Gallego-2011-07-08-016-061b385fLa profesional posa para la cámara como si se tratara de una portada internacional de “Vogue” o “Elle”. Para ello, Matteos asegura que se ha refugiado en lo retro y en lo cool. De ahí que la top aparezca en escena con un bikini de lentejuelas, que combina con la horma que enseña y que es obra de Marya B, de Perdona Bonita.
El modisto habla que la creación es el resultado de muchísimas horas de trabajo, con una especie de malla que la envuelve y que está hecha a mano. Ramón Álvarez, que ya cuenta con la colaboración de Roberto Verino o Javier Cañás, aspira ahora a contagiarle el gusanillo por versionar hormas a los profesionales de la hostelería.

Cocina de autor > El coleccionnista señala que un conocido cocinero está, en la actualidad, manos en la masa para ofrecer la primera de las creaciones con el sentido del gusto y el olfato incorporados.
El objetivo del arquitecto es crear un museo relacionado con los zapatos en la localidad de Allariz. Desconoce la fecha pero apunta a que podría ser en el siguiente año Xacobeo cuando las hormas tengan casa definitiva, por eso de que “Andante” comenzó a crecer en año santo. Mientras, las obras se pasearán por otros lugares e incluso tendrán su versión en otras artes diferentes.
Dice Ramón Álvarez que lo próximo tendrá que ver con la danza contemporánea. Así es que las hormas bailarán y seguirán siendo arte después de que un ourensano las desempolvara un buen día de 2010 para que tuvieran una segunda vida. Y hablaran de historia.


 

El arte encuentra la horma de su zapato