El comercio se reactiva para impulsar el consumo en las zonas más castigadas

General Sanjurjo y Ángel Senra trabajan en su futuro susy suárez
|

El tejido comercial del centro trabaja en las últimas semanas en reactivarse por sí solo, después de asistir a numerosas aperturas. Mientras, en otros barrios han decidido recuperar sus asociaciones de comerciantes para tratar de impulsar el consumo de forma conjunta. Las entidades de Distrito Oza, Ángel Senra-Nuevos Juzgados y Riazor recaban apoyos de los empresarios para organizar actividades que devuelvan el esplendor a zonas ahora sumidas en una crisis con consecuencias nefastas.
El consumo repunta en Navidad pero luego vuelve el período tranquilo por lo que en Distrito Oza están buscando “nuevos asociados para que se hable más de la zona, que se dé a conocer y vengan más a comprar”. La vicepresidenta de la entidad, Ana Montes, tiene muy claros los objetivos tras una larga etapa en la que la falta de “buen entendimiento entre la directiva dejó la asociación sin actividad”.
La paralización de las ideas para atraer a los clientes provocó muchas bajas de comerciantes pero hace cuestión de unas semanas un grupo de empresarios volvió a reunirse para elegir una nueva junta con la que trabajar. “Tenemos bastantes ganas para reactivar la asociación”, destaca Montes. En la calle de la Merced, de hecho, estudian unirse de nuevo a la agrupación, mientras los establecimientos recién estrenados que surgen en General Sanjurjo buscan el apoyo de la misma.
Montes afirma que tienen muchas ideas y que un autobús urbano ya ha comenzado a recorrer A Coruña con su publicidad. “Queremos hacer actividades para niños, como montar hinchables y traer cuentacuentos, porque eso atrae gente”, dice. En paralelo barajan realizar algún tipo de sorteo por Navidad para que “los vecinos y otros coruñeses se acuerden de esta zona al hacer sus compras”.
La misma recuperación es la que quieren vivir en la Asociación de Comerciantes Ángel Senra-Nuevos Juzgados, cuyo nuevo presidente, Antonio Astray, insiste en que lo principal es conseguir una organización “más democrática y más directa”.
Pese a que, según dice, su predecesor en el cargo pretende recuperar el puesto tras perder limpiamente en las elecciones, Astray quiere centrarse en acabar con el régimen “personalista” que sumía en la falta de acciones a la entidad.
“Lo más inmediato es volver a involucrar a la gente, pedirles que aporten ideas para hacer cosas”, enfatiza. Por el momento han conseguido un convenio con el párking de Os Mallos para ofrecer descuentos a los coruñeses que gasten en los negocios asociados.
“Antes era imposible organizar cosas pero ahora queremos hacer la zona más atractiva también para los propios comerciantes e incluso estudiamos hacer ferias y adecentar los locales vacíos con vinilos”, avanza.
Por su parte,  Nelly Rey, de la asociación de Riazor, compagina sus trabajos con la “captación de nuevos socios” porque “cuántos más asociados haya, más actividades habrá”. En la zona se sienten un poco “dejados” por el Ayuntamiento, por lo que tras la Navidad retomarán con más fuerza su propósito de volver a trabajar con fuerza para revitalizar este entorno.

El comercio se reactiva para impulsar el consumo en las zonas más castigadas