El juez envía al banquillo a Bárcenas y a Lapuerta por la caja “B” del PP

GRA040. MADRID, 20/04/2015.- El magistrado José de la Mata, que fue director general del Ministerio de Justicia con el último Gobierno del PSOE, a su llegada hoy a la Audiencia Nacional donde ejercerá como nuevo titular del juzgado ce
|

El juez José de la Mata abrió ayer juicio a los extesoreros del PP Luis Bárcenas, Álvaro de Lapuerta y al exgerente Cristóbal Páez como integrantes en organización criminal por la caja B del partido, así como al PP como responsable civil subsidiario por el pago en negro de la reforma de su sede y le pone una fianza de 1,2 millones de euros que debe pagar en 10 días.
En el auto de apertura de juicio oral, juez de la Audiencia Nacional acuerda además sentar en el banquillo como responsable civil directo, solidario y subsidiario a Unifica –el estudio que hizo la reforma de la sede de Génova–-, empresa a la que reclama una fianza de 4,5 millones de euros, así como a sus responsables Gonzalo Urquijo, Belén García y Laura Montero, a los que acusa de delitos de falsedad en documentos mercantil y delitos contra la Hacienda Pública.
De la Mata acusa por primera vez a Bárcenas, De Lapuerta y Páez de delitos de organización criminal, asociación ilícita, falsedad contable, tráfico de influencias, blanqueo y delito electoral, atendiendo así a la acusación que formuló Izquierda Unida, y que se suman a los de apropiación indebida, falsedad documental y contra la Hacienda Pública que solo les atribuye la Fiscalía Anticorrupción.
Esto supone que, mientras que por estos hechos el fiscal Antonio Romeral pide para los dos extesoreros cinco años de cárcel y 18 meses para Paéz, IU reclama 19 y 21 años de cárcel para Bárcenas y Lapuerta, respectivamente, y 13 años para Páez.
Según relata el juez en el auto, “la caja B del PP funcionó al menos desde el año 1990 y hasta el año 2008, nutrida con carácter general de donativos o aportaciones efectuadas por personas relacionadas con entidades beneficiarias de importantes adjudicaciones públicas, al margen de la contabilidad oficial presentada por la formación política al Tribunal de Cuentas”.
“El análisis de lo actuado permite inferir que parte del dinero que presuntamente se recibía en el PP en metálico por los donantes, era introducido en el circuito económico financiero a través de diversos ingresos efectuados por la propia formación política, habiendo previamente fraccionado la cuantía total de los mismos”, metodología que seguían Bárcenas y Lapuerta.
Todo ello, según De la Mata, permite concluir “la existencia de una actuación persistente en el tiempo, mediante la cual donaciones nominativas anotadas en los registros contables opacos a cargo” de Bárcenas y Lapuerta “quedaron transformadas en ingresos diluidos en la cuenta de donativos anónimos”, eludiendo así el control del Tribunal de Cuentas y “la eventual vinculación de los donantes con empresas privadas” con contratos vigentes en ese momento con administraciones públicas.
Dentro de esa dinámica, el juez señala que el PP pagó con fondos procedentes de ese circuito opaco de donativos la reforma de sus sede y consta que no presentó declaración por el Impuesto de Sociedades correspondiente a 2008, por lo que dejó de declarar “el importe conjunto de las donaciones recibidas por la formación política”.

El juez envía al banquillo a Bárcenas y a Lapuerta por la caja “B” del PP