Ingresa en la cárcel el serbio acusado de asesinar a tres personas en Teruel

La Guardia Civil traslada a Norbert Feher a su salida de los juzgados | efe
|

El serbio Norbert Feher, presunto autor de la muerte de dos guardias civiles y un vecino de la localidad turolense de Andorra, ingresó ayer en la cárcel de Teruel por orden de la titular del juzgado número 2 de Alcañiz (Teruel), que dictó auto de prisión provisional comunicada y sin fianza.
Así lo informaron fuentes de la Guardia Civil una vez terminada la declaración de Feher, que abandonó custodiado los juzgados de la ciudad aragonesa.
Feher es el presunto responsable de las muertes el pasado jueves en Andorra de los guardias civiles Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero, y del ganadero José Luis Iranzo.
Además, estaba siendo buscado por la Interpol porque la justicia italiana le reclama por asesinatos y robo en ese país.
Feher compareció ayer por la tarde ante la magistrada de Alcañiz después de prestar declaración por videoconferencia ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, quien tomó declaración a Feher por delitos de robo y asesinato cometidos en Italia. El serbio aceptó ser entregado al país transalpino, aunque esta entrega no se ejecutará hasta que cumpla con las responsabilidades penales que tiene en España. En cualquier caso, Italia podría solicitar una entrega temporal para ser juzgado allí por los hechos por los que se le reclama.

En España desde septiembre
Norbert Feher, conocido también como Igor Vaclavic o Igor el Ruso, manifestó ante la juez Lamela que se encontraba en España desde septiembre y que no tenía ningún trabajo.
El sospechoso fue detenido en la madrugada del viernes en una zona entre los municipios turolenses de Cantavieja y Mirambel por la que huía tras la muerte a tiros de los dos guardias civiles y el ganadero. Además, es el presunto autor de los disparos que hirieron el pasado 5 de diciembre a dos vecinos de Albalate del Arzobispo, un suceso que trataban de investigar los dos guardias civiles asesinados cuando fueron sorprendidos por Feher, que después se dio a la fuga.
El agente Víctor Jesús Caballero fue despedido ayer con honores en el barrio de Loreto de Cádiz, de donde era originario, en un funeral al que asistieron el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, y el alcalde de Cádiz, José María González, entre otras autoridades.
La Subdelegación del Gobierno en Cádiz explicó que “su actuación ha sido todo un ejemplo de defensa de la ley y el orden hasta la entrega máxima”, y que “su muerte no ha sido en balde”.
El sábado también se ofició un funeral por Caballero y su compañero Romero en la iglesia de Santa María de Alcañiz, en cuyo Ayuntamiento se había instalado la capilla ardiente de estos dos agentes, que formaban parte de los equipos ROCA que la Guardia Civil tiene distribuidos por todo el territorio nacional y cuya función consiste en combatir los robos en el entorno rural.
Víctor Romero, nacido en Teruel, de 30 años, estaba casado y había sido padre hace unos meses; Víctor Jesús Caballero, natural de Cádiz, nació en 1979. Iranzo, de 40 años, también estaba casado y tenía un hijo.

Ingresa en la cárcel el serbio acusado de asesinar a tres personas en Teruel