España no pudo pasar de la tercera plaza final

Copia de Deporte Campeón-2016-03-28-023-b98fcc2c
|

La tercera y última jornada de la Copa Latina, que se celebró en la localidad italiana de Follonicam deparó un empate (2-2) entre España e Italia en el encuentro que definía la segunda y tercera plaza, toda vez que Portugal, que había ganado sus dos primeros encuentros, llegó como campeona a la fecha final.
La selección española, con los liceístas Pau Bargalló, David Torres y César Carballeira y el coruñés Ignacio Alabart (Voltregá) en sus filas, salió demasiado volcada al ataque, dando opciones a los italianos de crear peligro a la contra, aunque los ‘azzurri’ se toparon con un Català magistral bajo palos. 
La intensidad del juego fue muy alta, aunque con el paso de los minutos España generó más jugadas de combinación. Una de estas arrancó desde propia pista con la participación de los cuatro jugadores. Alabart subió la bola por banda derecha, la dejó a la izquierda para Jordi Burgaya quien la retrasó para Ferran Font y este buscó a Martí Casas dentro del área para anotar el 1-0. 
La tónica del partido se mantuvo con rápidos contraataques italianos y jugadas españolas pero en el último minuto Giulio Cocco recogió una bola en su propia área, cruzó la pista y empató el partido.
En la segunda parte, Italia mantuvo sus ataques anárquicos sobre una defensa cerrada en su área. A España le costó romperla y en uno de sus ataques Alessandro Verona recogió un rechace en su área para cruzar toda  la pista, driblar a su defensor y avanzar al conjunto italiano (1-2). 
En una de las internadas españolas los colegiados señalaron un penalti que Mattia Verona paró a David Torres. A base de crear y crear, una combinación entre Font y Burgaya con Alabart sirvió para que el jugador herculino nivelara el encuentro a tres minutos para el final. 
Después de tres jornadas, Portugal se hizo con su 14º título de la Copa Latina y su jugador Hélder Nunes se proclamó, con 9 tantos, máximo goleador del torneo.  Los goleadores españoles fueron Pau Bargalló y Martí Casas con dos tantos cada uno, junto a David Torres y Ignacio Alabart.
España solo pudo ganar su primer partido, ante Francia por 3-2, con dos goles de Pau y uno de Casas. Cuando faltaba poco más de un minuto para la conclusión, David Torres recuperó una bola en defensa y salió a la contra dejándola a Pau para que este se sacara un obús que cerró el marcador.
 En la segunda jornada, España se topó con una inspiradísima selección de Portugal, cuya defensa estática y un gran acierto al otro lado de la pista la colocaron con una ventaja de 5-0 en el marcador.
David Torres salvó el honor de ‘la Roja’ anotando desde el penalti en el último suspiro del encuentro. La celebración del jugador coruñés, muy enfadado, al igual que toda la selección española, con la actuación arbitral, le costó una incomprensible segunda tarjeta azul.
Las quejas del seleccionador Quim Pauls le costaron otra cartulina azul y las de su ayudante, Alejandro Martínez, la roja directa. n    fep.e

España no pudo pasar de la tercera plaza final