Las personas con discapacidad reclaman su derecho a una “accesibilidad universal”

La concentración para reclamar una accesibilidad para todos se celebró en el Obelisco | patricia g. fraga
|

“Sin accesibilidad... está prohibido” es el lema de las pegatinas repartidas por miembros de Grumico en una jornada, la de ayer, destinada a reclamar el derecho a una movilidad para todos.
Porque las barreras arquitectónicas siguen muy presentes en el transporte, la vivienda, los edificios públicos y la propia calle, más de medio centenar de personas, según los convocantes, se concentró ante el Obelisco para reclamar el derecho a una “accesibilidad universal”. Fue en una movilización convocada por el Grupo de Persoas con Discapacidade de A Coruña (Grumico) y la Liga Reumatolóxica Galega que forma parte de una campaña convocada a nivel nacional, bajo el hashtag “#AccesibilidadYA” con concentraciones que se celebraron de forma simultánea en ciudades de toda España, entre ellas más de treinta ayuntamientos gallegos.
La vicepresidenta de Grumico, Rosalía López, fue la encargada de leer un manifiesto en el que se recordó que el 4 de diciembre se acaba el plazo para que “todos los productos, bienes, entornos y servicios” sean accesibles, atendiendo a la Ley General de Derechos de Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social. Grumico aboga por que se establezca una ley de infracciones que penalice a quienes hacen caso omiso a la legislación en pro de una movilidad real para todos.

Parálisis en la ciudad
Y es que, tal como apuntaba el manifiesto, de nada sirven que los derechos en materia de accesibilidad de las personas con discapacidad estén reconocidos y figuren en tratados internacionales o en normativas estatales si al final quedan en papel mojado porque no se cumplen.
Rosalía López señaló que en la práctica no se están adoptando las medidas necesarias para que el 4 de diciembre se cumpla el objetivo de la accesibilidad. “Es un derecho que se está pisoteando”, remarcó, denunciando que “el incumplimiento” por parte de las administraciones públicas pero también en comunidades de vecinos.
En el caso de las ciudades gallegas, señaló que algunas, como Lugo, “están más avanzadas”. Sin embargo, criticó que en A Coruña ha habido una “parálisis” a este respecto.
La necesidad de la puesta en marcha de medidas dirigidas a eliminar barreras que vulneran derechos, libertades y vida independiente de las personas con discapacidad es una reivindicación que se realiza desde hace tiempo.
Grumico es uno de los colectivos que con frecuencia han denunciado las dificultades con las que se encuentran los coruñeses con problemas de movilidad. Esta realidad también se puso de manifiesto ayer a través de los testimonios de miembros de la asociación, que explicaron que para ellos, moverse en silla de ruedas implica tener que planificar su ruta con un día de antelación y salir de casa con un gran margen de tiempo para llegar puntuales a su destino. l

Las personas con discapacidad reclaman su derecho a una “accesibilidad universal”