Detenido un hombre por apuñalar a su hijo en la cabeza en un piso de Elviña

la calle real es frecuentada por los manteros
|

La Policía Local detuvo el jueves pasado a un hombre de 52 años que confesó haber agredido a su propio hijo con un cuchillo, provocándole un corte en la cabeza que obligó a trasladarlo al hospital para ser atendido de sus heridas. En cuanto al agresor, fue denunciado ante el juzgado de guardia por un delito de malos tratos en el ámbito familiar.  El suceso tuvo lugar a las siete de la tarde en la segunda fase de Elviña, donde una llamada a la sala del 092 les había advertido de que se estaba produciendo una fuerte riña familiar.
Una vez en el lugar de los hechos, los agentes se encontraron en el portal con la persona que les había llamado y que resultó ser la víctima. El joven les contó cómo su padre le había atacado con un arma blanca durante una pelea que sostuvieron. Como los agentes comprobaron que presentaba una abundante hemorragia en la cabeza, así que llamaron a una ambulancia antes de subir al domicilio.
El primer detalle que atrajo su atención fueron las manchas de sangre en el timbre. Aún así, llamaron, y el que les abrió la puerta no fue otro que el padre y supuesto agresor, que no tuvo inconveniente en reconocer ante los agentes que había sido él quien había atacado a su hijo con un arma blanca aunque no quedaron muy claras las circunstancias que provocaron la respuesta violenta del progenitor hacia su hijo. El hombre fue trasladado a las dependencias de la Policía Nacional, que se hizo cargo del caso.
Esta clase de actuaciones son habituales para el cuerpo municipal. De las más de cien detenciones que los agentes de la Policía Local practicaron durante el año pasado, casi un 25%, estaban relacionadas con la violencia doméstica.  El 092 acudió en cerca de 50 ocasiones en el primer trimestre de este año a domicilios de la ciudad en respuesta a una llamada semejante a la del jueves, que a veces implican actos muy violentos.

Detenido un hombre por apuñalar a su hijo en la cabeza en un piso de Elviña