BETANZOS - Lunes de Pascua con sabor a tradición y cacahuetes en el barrio de A Magdalena

El Ideal Gallego-2014-04-22-019-859ab11a
|

Pascua en Betanzos. Tras conmemorar la Pasión, Muerte y Resurreción con el primer pleno de procesiones de los últimos años, la ciudad se vuelca con la Festa da Magdalena. Esta marca el inicio del calendario festivo de los barrios y parroquias de Betanzos. Hace un par de años, la asociación de vecinos decidió apostar fuerte y, después de varias décadas de “interrupción”, consiguió recuperar una tradición que, pese a languidecer en las calles, sobrevivió al paso de los siglos en todas y cada una de las casas de un barrio que, desde la Edad Media, ha sido testigo de la historia de As Mariñas. Ellos, que conocen mejor que nadie esa historia, son también la mejor guía por los orígenes y singularidades de la Pascua da Magdalena. “Dise que é a festa máis antiga da cidade, xa que está documentada dende 1551, o que chama a curiosidade dos investigadores porque se celebraba no medio dun hospital de leprosos e aínda así a xente baixaba á misa e a axudar aos enfermos ca súa caridade”, apunta, desde el colectivo vecinal, uno de sus portavoces, Ánxel Arcay.
En A Magdalena, y por extensión en muchas mesas de la ciudad, el Lunes de Pascua se comen cacahuetes y se bebe vino de Betanzos”. “Gústanos dicir que comemos os cacahuetes porque é o máis parecido ás feridas dos leprosos”, comenta Arcay.
Pero esta sería solo “a versión que lles damos aos máis pequenos”, pues los más veteranos del barrio se inclinan más por vincular esta tradición a la existencia de diferentes bodegas de “viño do país”, donde nunca faltaban los cacahuetes, además de otros productos típicos de As Mariñas.
Decenas de betanceiros asistieron este lunes a la misa en la Capilla da Magdalena, propiedad de la familia Etcheverría. Del templo, sencillo en su construcción, llaman la atención sus dos entradas: “unha para o piso de abaixo e outra para o piso de arriba dende a que entraban os enfermos para evitar o contacto co resto dos betanceiros que baixaban nese día á misa”, y las imágenes de San Roque, María Magdalena y San Lázaro.
Una vez finalizadas las celebraciones religiosas, las familias comparten mesa y mantel y, como manda la costumbre, también el popular Bolo da Magdalena. “É un bolo de carne e ovo, algo así como unha empanada de carne pero un pouco máis contundente”, señala el portavoz vecinal, quien insiste en que se trata “dun alimento moi típico nas casas humildes, xa que está composta de cousas que podiamos encontrar en moitas vivendas e que se empregaban sobre todo nos días importantes”. Y un día importante para el barrio de A Magdalena-A Condomiña, es el Lunes de Pascua. n

BETANZOS - Lunes de Pascua con sabor a tradición y cacahuetes en el barrio de A Magdalena