Los vecinos de la Ciudad Vieja denuncian un menor control policial del aparcamiento

Ayer también había vehículos sin autorización aparcados en las plazas habilitadas para residentes a pesar de las señales que lo prohiben | patricia g. fraga
|

La agrupación vecinal de la Ciudad Vieja denuncia que la vigilancia policial para controlar el aparcamiento en la zona para autorizados de la Maestranza ha sufrido una reducción con respecto a las primeras semanas desde que se puso en marcha la nueva fase de peatonalización.
El presidente del colectivo vecinal, Pedro Roque, asegura que de manera “diaria” reciben protestas de vecinos “por teléfono o correo electrónico”. Por ejemplo, el pasado jueves por la tarde contabilizaron hasta 30 vehículos sin autorización aparcados en la zona reservada en la Maestranza.
Esta situación tiene para ellos una explicación clara. “Falta control policial, ha ido a menos”, relata Roque, quien cree que la labor de los agentes municipales no está teniendo los resultados que se esperaban.
Los residentes en la Ciudad Vieja han percibido que el control por parte de las fuerzas policiales ha ido a menos con el paso de los días desde que se puso en marcha esta fase de peatonalización a finales de junio. Pedro Roque entiende que las medidas establecidas por el Gobierno local para controlar quien aparca en las zonas restringidas “no está funcionando”. “Alguien no está haciendo su trabajo”, sentencia.
En la agrupación vecinal comprenden que pueda haber algunos casos de conductores “despistados”, pero cuando se produce de manera tan continuada y en un alto número solo lo explican debido a que falta control en el asunto.
A pesar de la situación que se está produciendo, Pedro Roque no cree que la solución pase solo por “multar” a los que estacionan su vehículo sin autorización, aunque entiende que no hacerlo también puede tener como consecuencia un “efecto llamada” y que ante la ausencia de consecuencias se convierta en algo generalizado. 

Alternativas
Lo que sí tienen claro en la asociación es que “los vecinos no pueden ser los que salgan perjudicados”, por lo que piden que se busquen otras soluciones si las que hay no funcionan.
Una de estas soluciones podría ser prohibir la circulación a los vehículos no autorizados en la calle de la Maestranza a partir del Rectorado, punto en el que coincide que comienzan las plazas habilitadas para autorizados.
Pedro Roque expone que esta posibilidad ya se había planteado durante las negociaciones con el Ayuntamiento, antes de que se pusiese en marcha la segunda fase de peatonalización de la Ciudad Vieja, y que pensaban que se iba a implantar aunque finalmente no fue así.
“Estaría bien calmar el tráfico en esta zona”, advierte el presidente de la agrupación vecinal, quien también explica que en la asociación tienen en mente otras mejoras que se podrían plantear para acabar con los problemas de cumplimiento en la zona de autorizados.
En este sentido menciona la “señalización” que hay tanto en la zona de la Maestranza como del aparcamiento junto al Oceanográfico como un punto sobre el que trabajar. 
“La señalización tendría que ser algo más visible, quizás este aspecto esté fallando”, explica Pedro Roque, quien trasladará al Gobierno local estas cuestiones cuando vuelvan a sentarse para analizar el funcionamiento de la peatonalización.
El presidente de la asociación de vecinos recuerda que tienen “menos plazas de las que habían pedido” al Ayuntamiento y que la falta de control por parte de la policía sobre las habilitadas, 155 en la zona de la Maestranza y cerca de un centenar junto al instituto oceanográfico, está restando beneficios a la peatonalización de la Ciudad Vieja. l

Los vecinos de la Ciudad Vieja denuncian un menor control policial del aparcamiento