Excarcelado un violador al que no se pudo aplicar la doctrina Parot y otro pide la liberación en Galicia

El miembro de ETA Jokin Mirena, rodeado de familiares y amigos, abandona la prisión de Zuera efe
|

La Audiencia de Las Palmas acordó ayer la puesta en libertad de un violador que cumplía 41 años de condena en la cárcel de Las Palmas II, en Gran Canaria, al estimar que su estancia en prisión se prolongó indebidamente por aplicación de la doctrina Parot, mientras que otro recluso en Galicia pidió a ese tribunal el mismo fallo.
El abogado del recluso que será puesto en libertad, Salvador Melián, informó de que la Audiencia emitió ayer por la mañana el auto de libertad, el primero que se dicta en Canarias después de que ayer el Tribunal Supremo decidiera dejar a criterio de las audiencias nacional y provinciales la revisión de las condenas afectadas por la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
El preso, de 40 años, fue condenado en 1994 por violar a dos sobrinos y lleva veinte años en la cárcel.
La Audiencia reconoce en su auto que debió salir de prisión el 22 de noviembre de 2009, si bien su letrado entiende que su condena fue cumplida en 2005, por lo que considera que lleva nueve años más de los debidos encarcelado.
Fuentes de la Fiscalía informaron de que otro recluso condenado en 1997 a 42.432 años de prisión por violar en múltiples ocasiones a sus hijas solicitó a la Audiencia de Las Palmas quedar en libertad tras anularse la Doctrina Parot. En este caso, el reo cumple condena en una prisión de Galicia.
Por otra parte, la Fiscalía de la Audiencia Nacional dio el visto bueno a la excarcelación de doce etarras y a una grapo –Olga Oliveira– en aplicación de la sentencia de Estrasburgo.
La Fiscalía da su aprobación a esas trece excarcelaciones en otros tantos informes, todos ellos iguales, remitidos a la Sala de lo Penal de este tribunal, que el viernes revisará en un pleno esas peticiones, así como la de otro miembro de los Grapo –Laureano Ortega– que pidió ser excarcelado en virtud de la acumulación de sus condenas y no por la sentencia de Estrasburgo.
Entre los etarras están Antxon López Ruiz, “Kubati”, asesino de la arrepentida María Dolores González Catarain “Yoyes” y que acumula condenas de 1.210 años por trece asesinatos y ocho atentados con muerte, así como la integrante del “comando Madrid” Inmaculada Noble, condenada por el asesinato del comandante Ricardo Saenz de Ynestrillas en 1986, entre otros atentados.
Los dos grapo que han pedido ser puestos en libertad son Olga Oliveira y Laureano Ortega –considerado jefe de la banda terrorista.

Excarcelado un violador al que no se pudo aplicar la doctrina Parot y otro pide la liberación en Galicia