El PSOE, en la oposición, impide que se apruebe el gasto de un millón en Ferrol

La bancada de la izquierda se encuentra más fraccionada que nunca daniel alexandre
|

El PSOE dejó claro ayer que ya forma parte de la oposición –al menos tres de los cinco concejales, capitaneados por Beatriz Sestayo– y actuó del mismo modo que el grupo más numeroso de esta, el PP, votando en contra del modificado de crédito de cerca de un millón de euros, que no salió así adelante, pese al apoyo del BNG y Ciudadanos y la abstención María Fernández y Rosa Méndez, las dos ediles que, como informó el alcalde en el pleno, mantienen sus competencias de gobierno.
La postura de los tres socialistas fue defendida por el concejal Bruno Díaz –la portavoz Beatriz Sestayo no intervino en la sesión de ayer– y se basó en que “aínda que eramos goberno non sabiamos nin o importe nin os contidos de determinadas partidas das incluidas no modificado”. Díaz reconoció que su grupo está de acuerdo con algunas de las cuantías que se incluían en el documento pero argumentó que “pretendíanse meter outras cousas que, poderemos ou non apoiar, pero con información precisa e proxectos claros”.
Bruno Díaz explicó que no están de acuerdo “coas priorizacións incluidas nas inversións” y advirtió al alcalde que solo los tendrá a su lado “para priorizar políticas de esquerdas”. El resultado de la votación irónicamente dejó a los tres ediles del mismo lado que el PP, lo que llevó al alcalde, Jorge Suárez, a sentenciar que “o pacto PP-PSOE impediu esta aprobación”.
La postura de estos tres ediles fue duramente criticada por el BNG –ahora en el punto de mira por la necesidad de Ferrol en Común de sumar apoyos en su minoritario gobierno–, que los acusó de “absoluta irresponsabilidade”.
El portavoz nacionalista, Iván Rivas, se mostró soprendido de que “proxectos que compartían sobre os que tratan partidas do modificado como obras do plan de Ferrol Vello, pago a traballadores, peonalización ou obras da vía de Santa Mariña queden agora sen aprobar e penduren dun fío moitos pagos”.
Aunque el BNG se mostró crítico con muchas de las actuaciones incluidas en este modificado económico consideró que “hai que pagar o traballo desenvolvido por persoas e empresas, aínda que non se compartan”, por eso apoyaron la propuesta de gasto.
Rivas también se refirió a que se ha asegurado estos días que a PSOE y FeC no los separan “criterios ideolóxicos senón persoais” y advirtió de que el único beneficiario de las diferencias “é o PP”.
La portavoz de Ciudadanos, Ana Rodríguez, también apoyó el modificado, para poder dar salida a deudas contraídas.
En el lado opuesto al BNG y C´s se situó el PP, que a través de su portavoz, Martina Aneiros, criticó que “el pacto del gobierno más breve de la historia haya llevado a que ahora se ponga sobre la mesa esta aprobación de pago de facturas”. Advirtió que la “desesperación porque no gestionan tiene consecuencias” y no apoyó la propuesta, alegando que no lo hacían “por la forma en que estaba elaborada”.
El alcalde, Jorge Suárez, tras el recuento de votos que impidieron la aprobación de este gasto de cerca de un millón de euros, ironizó con el agradecimiento tanto a los tres ediles del PSOE como al PP de parte de “os traballadores que non van poder cobrar as súas horas extras pendentes; das pequenas empresas ás que non se lles poderán facer efectivos os pagos pendentes; ás equipas deportivas que terán que agardar para facer os seus adestramentos nos dous pabillóns de FIMO que precisan de acondicionamento; da asociación Arraigo, que non verá remodelado o seu local en Recimil; dos cidadáns que buscan unha saída para o aparcamento no centro ou dos veciños de San Xoan e Santa Mariña, pendentes de diferentes obras”.
Se refería de este modo a que el modificado de créditos de algo más de 960.000 euros incluía entre sus contenidos partidas como la de adquisición de vehículos para la Policía Local, actuaciones de Fiestas como el concierto de Ses, Nadal Solidario o la cabagalta de Papa Noel, Oficina de Rehabilitación, aparcamientos en el centro de la ciudad, adecuación del local de Arraigo, paso peatonal en Santa Mariña, proyecto para San Francisco y Espartero, expropiaciones para actuaciones en Basanta, Espiño, Seselle, o Rio Xubia, coworking en Porta Nova o pasos de peatones, además del pago de facturas de fiestas u horas extras a los trabajadores municipales.
Las dos concejalas del PSOE María Lemos y Rosa Méndez, que se han mostrado críticas con la decisión de su hasta ahora portavoz, Beatriz Sestayo, de romper el pacto de gobierno, se abstuvieron en el pleno, al encontrarse a la espera de la decisión del órgano de arbitraje de su partido sobre el conflicto surgido en el grupo municipal.

El PSOE, en la oposición, impide que se apruebe el gasto de un millón en Ferrol