Betanzos - “Por pura estrategia, Moncho decidió pasar desapercibido”

El Ideal Gallego-2015-05-22-019-7712ac0f
|

Orgulloso de liderar un “nuevo PP”, José Ángel Rodríguez Prieto encara ilusionado su primera cita electoral como candidato a la Alcaldía de Betanzos. Sus prioridades serán un plan de empleo, aprobar el PGOM, apoyar el comercio y la hostelería e incrementar el gasto social un 20%.

¿Cómo valora la irrupción de dos nuevas fuerzas políticas –Betanzos Novo-SON y CxG–?
Nuevas entre comillas porque tanto en una lista como en otra van exmiembros del BNG. Casi las podemos ver como escisiones del Bloque Nacionalista Galego. Dicho esto, no cabe duda que el desembarco de SON y CxB abre el abanico político de Betanzos.

¿En caso de que las urnas “obliguen” a pactar, a qué grupo o grupos cierra la puerta el PP?
Nuestro objetivo pasa por una mayoría absoluta, pero si no se da, estamos dispuestos a sentarnos con todo el mundo y, si es viable, alcanzar un pacto como hicimos en 2007. Nunca hay que cerrar la puerta a nadie, y no solo en función de los resultados, sino para consensuar iniciativas, pues al fin y al cabo todos representan un porcentaje, mayor o menor, de vecinos de Betanzos.

BNG, SON y CxG cuestionan de la misma manera las políticas de PP y PSOE. ¿Cabe la posibilidad de un pacto excepcional entre ustedes y los de García?
No veo un escenario de pacto PP-PSOE en Betanzos. Si BNG, SON y CxG rechazan pactar con los dos partidos mayoritarios, entiendo que dejarán gobernar a la lista más votada el 24-M.

Usted insiste en que el PSOE no ha hecho nada desde 2011.
Moncho (García) decidió pasar desapercibido por pura estrategia política, pero se equivocó, pues ha habido más crispación y quejas que nunca en Betanzos.

Si algo provocó crispación fue el nuevo centro escolar de O Carregal, ¿El PP quiere un colegio independiente o aulario del Vales Villamarín?
Fuimos el único grupo que se dirigió a Educación con una propuesta para este tema que consiste en crear una figura de coordinador. Aulario no existe. n

Betanzos - “Por pura estrategia, Moncho decidió pasar desapercibido”