El Consistorio limitará las terrazas de la Ciudad Vieja con criterios visuales

Hasta cuatro concejales, el alcalde y varios asesores participaron en parte de la reunión de la Mesa de la Ciudad Vieja
|

El Ayuntamiento anunció ayer en una nueva reunión de la Mesa de la Ciudad Vieja que pronto empezará la regulación de las terrazas de los establecimientos de hostelería ubicados en el casco histórico. En un encuentro al que acudieron varios asesores, hasta cuatro ediles y el propio alcalde, Xulio Ferreiro, (aunque no todos permanecieron hasta el final), explicaron que a partir de ahora se limitarán los espacios en los que se coloca el mobiliario atendiendo a criterios patrimoniales y visuales más allá de los de accesibilidad que se siguieron en la zona de Pescadería. Ante esta noticia, la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja mostró su desconcierto por entender que hay contradicciones entre las políticas de la Marea para el barrio.
El Gobierno local explicó a los distintos agentes de la Ciudad Vieja que el cambio más inminente para el entorno, después de la peatonalización, llegará a través de la reordenación de las terrazas. El concejal de Movilidad Sostenible, Daniel Díaz Grandío, comentó que como al igual que en el área Pepri, la modificación llega para aportar seguridad y accesibilidad, en este caso tanto a los vehículos de emergencias como al tráfico que tiene permitido el acceso en general.
Pero “no caso do casco histórico hai que ter en conta outras cuestións como a protección dos valores patrimoniais, as peculiaridades topográficas do barrio e  necesidade de preservar o carácter público de elementos do mobiliario urbano”. 
El presidente de la Asociación de Comerciantes (Aceca), Adolfo López, entendió que los parámetros marcados están abiertos a negociación, pero aún así piensa que se elegirán unas calles en las que podrá haber espacios para tomar algo al aire libre y otras no. 
Además, detectó ciertas contradicciones entre las distintas propuestas municipales a lo largo del tiempo. “Hay una disfunción entre lo que dicen de que quieren la recuperación comercial de la zona y el poner inconvenientes o cosas que no benefician eso”, lamentó. Su homólogo en la Asociación de Vecinos, Pedro Roque, entiende que “el criterio de la seguridad y el respeto al paisaje urbano tiene que primar”. 

Fondos Eidus 
Por otra parte, Díaz Grandío y su homólogo en la Concejalía de Regeneración Urbana, Xiao Varela, comentaron los proyectos para hacer obras de reparación que está previsto que se desarrollen en las calles de Damas, Cortaduría y el Rosario. 
Según los asistentes se habló de algunas inversiones apoyadas en su mayoría por los fondos Eidus como “los 200.000 euros que se invertirán en el entorno de la Fundación Luis Seoane o 1.600.000 euros presupuestado para Damas”, si bien en ningún caso se dieron fechas para iniciar los trabajos achacando la falta de concreción al departamento de Patrimonio de la Xunta. 
Respecto a la peatonalización, los comerciantes se quejaron de los efectos negativos a nivel económico y tanto ellos como los vecinos avisaron de que los coches pasan con un exceso de velocidad por las calles interiores. Además, Roque solicitó que los familiares de personas “mayores o dependientes” obtengan la autorización para circular por la zona y aparcar en las plazas reservadas.

El Consistorio limitará las terrazas de la Ciudad Vieja con criterios visuales