BNG acusa a la Xunta y al Gobierno de “dejar tirada” a la pesca gallega ante el Brexit

El negociador comunitario Michel Barnier | olivier hoslet (Efe)
|

La portavoz del BNG en Europa, Ana Miranda, y la diputada del Parlamento de Galicia Rosana Pérez acusaron ayer a la Xunta, al Gobierno central y a la UE de “dejar tirado al sector pesquero gallego” al no defender sus intereses en las negociaciones del Brexit.

“Desde 2018 venimos alertando de las consecuencias para Galicia de la salida del Reino Unido de la UE con un acuerdo que deja la pesca en el último lugar y lamentablemente se están cumpliendo los peores presagios”, reprochó a través de un comunicado Miranda.

La portavoz del BNG en Europa cargó contra la negligencia de las administraciones estatal y gallega en las negociaciones y dice que, dado que el acuerdo aún deberá ser ratificado en el Parlamento Europeo, el BNG introducirá una nueva iniciativa en la que reclamará compensaciones y mejoras en las condiciones de acceso a los caladeros.

“La falta de acceso a una parte del caladero tendrá un fuerte impacto comercial y económico en nuestro sector pesquero”, aseguró Miranda, quien recuerda que son miles las familias gallegas que dependen del sector.

Por su parte, Rosana Pérez pidió la comparecencia urgente de la conselleira del Mar, Rosa Quintana, para que dé explicaciones sobre las negociaciones. “Dados los resultados, queremos saber que se hizo y que no se hizo desde el Gobierno gallego y por qué la pesca gallega vuelve ser una moneda de cambio”.

El BNG recuerda que lleva presentando iniciativas en el Parlamento Europeo desde 2018 demandando información sobre las consecuencias del Brexit para los sectores económicos como el pesquero y el textil.

 

Las valoraciones

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, calificó como “bueno” el acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Reino Unido, que dota de estabilidad y seguridad jurídica al sector pesquero, ya que podrá continuar con el ejercicio de su actividad, en condiciones similares a las actuales.

Según explicó el Ministerio a través de un comunicado, las reducciones de capturas planteadas tendrán efectos limitados para la pesca española, que seguirá contando con cuotas que se ajustan a sus necesidades.

Planas destacó además que han quedado fuera del acuerdo pesquero especies de gran interés para España como los “stocks” del sur de caballa, jurel y bacaladilla. Y se lograron beneficios a favor de la flota española en merluza norte, la principal especie para los buques que faenan en la zona.

Mediante el acuerdo, Reino Unido recupera la soberanía sobre sus aguas y el control de sus recursos pesqueros, si bien se consiguió establecer un periodo transitorio de cinco años y medio (hasta el 30 de junio de 2026) para que el sector pueda adaptarse de forma gradual y equilibrada a la nueva situación, sin que se interrumpa su actividad. Reino Unido obtiene un incremento de sus cuotas de pesca que, al final del periodo de ajuste en 2026, alcanza un 25% del valor medio de las capturas realizadas por los países comunitarios en aguas británicas. Para alcanzar ese valor, el porcentaje de reducción en volumen de capturas de las especies compartidas es distinto.

BNG acusa a la Xunta y al Gobierno de “dejar tirada” a la pesca gallega ante el Brexit