La piratería desciende en España un 6% durante 2017, pero aumenta en videojuegos y libros

Los libros experimentaron una subida del 12% respecto al volumen de contenidos a los que se accedió de manera ilegal | aec
|

La piratería digital en España descendió un 6% el año pasado (segunda bajada consecutiva) aunque aumentó el número de personas que acceden a contenidos ilegales de series, libros y películas, según desvela el informe del Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2017.


Tal y como se desprende de este documento elaborado por la consultora GfK y presentado ayer en la Secretaría de Estado de Cultura por la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos y LaLiga, el año pasado hubo 4.005 millones de accesos digitales ilegales a contenidos por valor de 21.899 millones de euros, lo que provocó que la industria cultural, del videojuego y el fútbol dejaran de percibir 1.857 millones de euros. El número de acceso ilegales bajó un 3 por ciento respecto a los 4.128 accesos ilegales de 2016, mientras que el valor de lo pirateado cayó un 6 por ciento desde los 23.294 millones de euros del año anterior. Aún así el sector de la piratería vio como creció un 4,1% la ganancia que dejó de obtener, que llegó a 1.857 millones. Un aumento, según Carlota Navarrete, directora de la Coalición, que se puede deber, entre otros, a que se “han producido muchos más contenidos en el mercado. Hemos perdido más porque había más contenidos que piratear y de mayor valor”.

En cuanto al volumen de contenidos a los que se accede de manera ilegal, en 2017 bajó el de música un 6,1% respecto a 2016; un 8% en películas, un 7,5% el fútbol y un 1,5% las series de TV, pero los videojuegos y los libros experimentan una subida 8,2% y 12%, respectivamente. El informe también refleja que el 51% (47% en 2016) de los consumidores que acceden a contenidos ilegales argumentan que lo hacen porque “los contenidos originales son muy caros”, por la “rapidez y facilidad de acceso” (43% respecto al 42% del pasado año) o porque “ya pago mi conexión a internet” (50%, tres puntos más que en 2016).

También aumenta el peso de las justificaciones “no estoy haciendo daño a nadie” y “no hay consecuencias legales para el que piratea, ya que no pasa nada”, que este año llegan hasta el 25% en ambos casos. “Percepciones que hay que cambiar”, añadió Navarrete. En cualquier caso, la práctica totalidad de los internautas conocen la existencia y oferta legal de contenidos mediante plataformas de suscripción u otras modalidades, plataformas como Netflix (91%), Spotify (81%), Movistar+ (80%) o HBO (68%) lo que desactiva las justificaciones de los usuarios piratas que decían hacerlo por la ausencia de oferta legal a precios asequibles.

Navarrete destacó también “el esfuerzo continuo” realizado por la industria (a la que calificó de “proactiva”) para combatir en todos los ámbitos la piratería, quien presenta cerca del 90% de las denuncias en vía administrativa.
El responsable de antipiratería de LaLiga, Emilio Fernández, expresó su “satisfacción” por haber conseguido reducir el número de “individuos que visualizan el fútbol de manera ilegal”.

Respecto a la forma de acceso, en 2017 se mantuvo el peso de los buscadores como principal vía de acceso a los contenidos ilegales, con un 75%, y fue en concreto Google el utilizado en nueve de cada diez accesos a contenidos piratas. En cuanto a las redes sociales, fue Facebook la más utilizada por estos usuarios (83%), y el porcentaje de webs desde las que se accedió a contenidos ilegales que están financiadas por publicidad aumentó hasta el 95% (fue del 67% en 2016).

La piratería desciende en España un 6% durante 2017, pero aumenta en videojuegos y libros