La Xunta y Emalcsa pactan que se bombee agua desde el lago de Meirama a Cecebre para paliar la sequía

El director de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez, presidió el encuentro de carácter técnico celebrado en Santiago
|

El embalse de Cecebre recibirá agua del lago de Meirama en próximas semanas después de que ayer Augas de Galicia y Emalcsa pactaran el bombeo provisional para paliar las consecuencias de la sequía en la presa de abastecimiento de A Coruña y parte de su área. Está previsto que los técnicos acudan a analizar la mejor fórmula para la instalación sobre el terreno, si bien se ha decidido que se colocarán bombas portátiles como medida de precaución antes de que el nivel de ocupación siga bajando.
Técnicos de la Xunta y de la empresa municipal Emalcsa, entre ellos el director técnico, José Manuel Orejón, se reunieron ayer con el director de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez, para estudiar si resultaría es posible compensar el consumo de agua de Cecebre por parte de la ciudadanía con aportaciones puntuales desde el lago de Meirama.

Finalmente, ambas partes acordaron proceder a un trasvase tal y como se había hablado la semana pasada. Pese a que Rodríguez lo había planteado como una medida de urgencia cuando no hubiese otra opción, el director general de Emalcsa, Jaime Castiñeira, ya comentó que la intención era acometerla ya mismo.
Aunque las afirmaciones de ambas administraciones son ambiguas al respecto de cuándo será una realidad, el organismo dependiente de la Xunta decidió dar el permiso para que se lleve a cabo este proceso, cuya ejecución y financiación dependerán de la empresa municipal.
Si se puede llevar a cabo este bombeo provisional es porque el Gobierno gallego terminó hace dos años su parte del proyecto de captación para provocar ese discurrir del curso de agua en un futuro en el que el área metropolitana y su población crezcan. Además, la creación del conocido como lago de As Encrobas ha permitido contar con esa reserva adicional a la que puede ser necesario recurrir pronto.

Agilizar la respuesta
Ahora restaría la parte de la infraestructura que le corresponde a Emalcsa, cuya obra se mantendrá en un segundo plano al menos en estos momentos de crisis. Los representantes de la entidad mostraron su voluntad de realizar los trabajos del túnel para una conexión definitiva, si bien ahora se busca una solución más ágil.
Ambas instituciones insistieron en que las medidas que se pondrán en marcha de forma inmediata solo implican tener preparado un plan ve “para executar coa máxima celeridade” el bombero cuando se necesite.
Los plazos no están cerrados pero los expertos tienen claro que hay que procurar avanzar ante la posibilidad de que la escasez de precipitaciones siga complicando el llenado normal de Cecebre. Según aclararon fuentes de Emalcsa, lo que está decidido es que se instalarán bombas portátiles que permitirán salvar el desnivel existente entre las dos masas de agua. Está por ver por dónde se colocarán las tuberías pero sus efectos a través del cauce del río Barcés serán muy visibles, al menos en términos de recorrido, ya que entre ambas localizaciones hay más de 16 kilómetros por carreteras y caminos peatonales.

Desfase a solucionar
El organismo ligado al Consistorio incidió en que el objetivo no es vaciar As Encrobas para crear unas reservas falsas en el embalse, que en la actualidad se encuentra al 36% de ocupación (algo más bajo que la semana pasada), sino compensar la cantidad de líquido que sale hacia las casas e industrias de la cuenca.
Según comentaron aclararon el Barcés y el Mero dejan unos 700 litros por segundo en la zona, de la que salen 1.200 litros en el mismo tiempo. “O bombero dende Meirama permitiría equilibrar esa diferencia”.

La Xunta y Emalcsa pactan que se bombee agua desde el lago de Meirama a Cecebre para paliar la sequía